Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL PSOE RATIFICA POR UNANIMIDAD LA CANDIDATURA DE GRIÑÁN A LA PRESIDENCIA DE LA JUNTA | Relevo en el Gobierno andaluz

"Hay que salir pronto y en las mejores condiciones de la crisis"

El candidato apela a la renovación y mira hacia las clases urbanas

La elección de José Antonio Griñán como candidato a la presidencia de la Junta de Andalucía le salió ayer redonda al PSOE. El comité director, el máximo órgano entre congresos, aprobó por unanimidad la candidatura de quien sustituirá a Manuel Chaves tras casi dos décadas al frente del Gobierno andaluz. Eso sí, después de ajustar todos los tornillos de la maquinaria para que no hubiera sorpresas: antes de la reunión, los secretarios generales provinciales se reunieron con sus delegaciones y se les dijo que si querían intervenir podían hacerlo, cómo no, pero lo mejor era que ellos como portavoces expresaran la opinión general. El PSOE no quería ningún verso suelto entre los 309 integrantes del cónclave, y aunque las urnas estaban preparadas por si alguien pedía votación secreta, no fue necesario sacarlas.

"Es un proyecto de futuro para hoy, mañana y, si queréis, pasado mañana"

A sus 62 años, el acto de ayer fue el bautismo político de Griñán como protagonista absoluto. Su candidatura la defendió el secretario general, Manuel Chaves, a puerta cerrada por primera vez en muchos años, en los términos ya conocidos: "Es el mejor" y "será bueno para el PSOE y Andalucía".

"Llamadme Pepe", dijo Griñán, que lucía corbata roja, nada más iniciar su intervención de unos 30 minutos, en la que lanzó varios mensajes para distintos auditorios. Uno fue dirigido a la sociedad y a los agentes sociales: la prioridad, "lo urgente", es luchar contra el "brutal aumento" del desempleo. Su reto es "salir de la crisis y salir en las mejores condiciones posibles", para lo que considera imprescindible restablecer la confianza de que es posible ver la luz al final del túnel. Y para eso estima como algo básico lograr un nuevo acuerdo de concertación social con sindicatos y patronal como el que ha venido funcionando en los últimos 15 años. Defendió que los recursos públicos, "que son limitados", hay que ponerlos al servicio "de la creación de riqueza, de los que arriesgan", y también a la "protección de cuantos queden excluidos". Griñán dibujó otra prioridad que deberá concretar: la educación, que describió como "la principal política económica en términos de rentabilidad".

Una de las ideas más repetidas en su discurso fue la necesidad de "renovación y cambio permanente" en el PSOE y de que su proyecto era de "largo alcance", no sólo para estos tres años de legislatura. "Es un proyecto de futuro para hoy, mañana y, si queréis, para pasado mañana", señaló.

Griñán también lanzó mensajes para su partido de cara a la formación de su próximo gobierno. Éste debe gestionar para todos, hayan votado o no al PSOE, "Un gobierno sirve a los intereses generales y sólo a ellos se debe. Y para ese servicio hemos de contar con hombres y mujeres que sepan encontrar una solución para todos". Dicho esto, aludió a la existencia de una masa crítica de clases urbanas "cuyos valores preferentes son el mérito y la capacidad" entre otros. La pregunta que al término del comité director se hacían algunos es de si Griñán primará a gente con acreditado mérito profesional o, por el contrario, de contrastada mediocridad. La solución, la semana que viene cuando forme Gobierno.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 14 de abril de 2009