Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Metrovacesa tantea una solución con Gecina al fallar la separación

La francesa rompió el acuerdo por juzgarlo "insostenible"

Metrovacesa respondió ayer a la decisión de Gecina de romper el acuerdo de separación firmado por las dos inmobiliarias en 2007. En un tibio comunicado enviado a la CNMV, la empresa que controlaba la familia Sanahuja y que ahora ha pasado a manos de la banca acreedora señala que no comparte la ruptura del pacto. "Nosotros hemos cumplido nuestra parte y ellos no", dicen en la entidad española. Metrovacesa, que sufre el hartazgo provocado por un conflicto que ya dura dos años, no descarta sin embargo aceptar su permanencia en la francesa, donde controla el 26,9%, y pasar así a consolidar los resultados de Gecina en sus cuentas.

La inmobiliaria francesa que preside Joaquín Rivero decidió el martes en un consejo de administración que daba por finalizado el acuerdo de separación de su antigua matriz. Este pacto implicaba la entrega por parte de Metrovacesa de activos por valor de 2.000 millones de euros a cambio de las acciones de Gecina que todavía controla. Arguye la inmobiliaria gala que éste era un acuerdo personal entre tres hombres -Joaquín Rivero y Bautista Soler por un lado, y Román Sanahuja por otro-. Y que, al abandonar Sanahuja la dirección de Metrovacesa, ya no se sienten vinculados por el texto.

Gecina dice que el pacto lo firmaron tres hombres, no las dos empresas

Además, según Gecina, la situación económica, que ha castigado en Bolsa a Metrovacesa y ha depreciado sus activos, hace que la ejecución del acuerdo empujase a la empresa a una situación "insostenible". El acuerdo se firmó en 2001 como respuesta al bloqueo al que llegó Metrovacesa, que entonces era la primera inmobiliaria española, por el abierto enfrentamiento entre sus dos hombres fuertes, Sanahuja y Rivero.

Metrovacesa, cuyo consejero no participó en el consejo de Gecina donde se echó atrás la separación, analizará la decisión para valorar si resulta inviable la ejecución del acuerdo y recuerda que el pacto establecía que si surgían imprevistos, las dos partes deberían efectuar "cuantas actuaciones o modificaciones sean necesarias para que se cumpla el espíritu del plan".

Para concluir el proceso, sólo quedaba que Gecina recomprara las acciones de Metrovacesa a cambio de activos en Francia, para lo que la francesa había lanzado una oferta pública de adquisición de títulos. Sin embargo, tanto la Autoridad de los Mercados Financieros (la CNMV francesa) como el Tribunal de Apelación de París inhabilitaron la última parte del pacto.

El grupo Sanahuja acordó ayer, a través de su sociedad inversora Cresa Patrimonial, refinanciar el préstamo sindicado de 486 millones que recibió en 2007. La empresa tiene cuatro años para amortizar la deuda.

Historia de un conflicto

- 1-3-2006. La familia Sanahuja, principal accionista de Metrovacesa, lanza una OPA por el 20% del capital sin consultar al presidente de la inmobiliaria, Joaquín Rivero.

- 5-5-2006. Rivero lanza otra OPA a 80 euros por acción que rivaliza con la de los Sanahuja, que ofrecía 78,1 euros. El presidente trata de forzar a sus rivales a ampliar su OPA al 100%.

- 20-9-2006. El presidente de Metrovacesa gana la guerra de las OPA al lograr más del 20% del capital, frente al 15% de sus rivales.

- 19-2-2007. Pacto para dividir la primera inmobiliaria española. Sanahuja mantiene el negocio en España y activos franceses por 1.800 millones; Rivero, Gecina y 437 millones en activos españoles.

- 13-12-2007. La CNMV francesa invalida la oferta de Rivero sobre Gecina porque actúa en concierto con su socio Bautista Soler.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 9 de abril de 2009

Más información