Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las bajas temporales en el trabajo disminuyen y duran menos

Los empresarios llevan tiempo quejándose de la supuesta alegría creciente con la que los trabajadores se ausentan del trabajo a la mínima indisposición. Sin embargo, los datos que ayer ofreció el Gobierno catalán sobre la evolución de las bajas temporales por contingencias comunes apuntan a la baja. En Cataluña, el número de días de baja por empleado en activo pasó de 12,2 en 2007 a 11,3 en 2008, el 7,3% menos. Además la duración media de las bajas por incapacidad temporal pasó de 36,1 días a 34,1 días, de acuerdo con los datos presentados por las consejeras de Trabajo, Mar Serna, y de Salud, Marina Geli. La mejora se traduce en dinero: 234 millones de euros de ahorro para la Seguridad Social desde 2006, año en el que el gasto en bajas en el trabajo ascendió a 1.400 millones de euros. En 2008, la cuantía se redujo a 1.172 millones. La proporción de trabajadores activos que se toma una baja es del 24%.

El 57% de las bajas corresponden a jóvenes de hasta 24 años. Pero este porcentaje no se refiere a personas, sino a partes de baja, luego incluye a personas que han presentado varias bajas.

Al margen de que en épocas de crisis y de temor a la pérdida del empleo el absentismo laboral suele disminuir, la Generalitat lo atribuye sobre todo a la de la formación de los profesionales de la salud a la hora de evaluar con precisión la vinculación entre baja y el tipo de puesto de trabajo. El Instituto Catalán de Evaluaciones Médicas (ICAM) ha pasado, además, a trabajar en horario de mañana y tarde, y su plantilla aumentó el 38%.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 7 de abril de 2009