Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ensayo en Jaén de una vacuna contra el polen del olivo

Una primavera "excepcionalmente mala" para los alérgicos

Si no hay una primavera de abundantes precipitaciones, o por el contrario las temperaturas son tan elevadas que sequen los cultivos y frenen su floración, los alérgicos andaluces -el 37% de la población- se enfrentan a un periodo de alto riesgo, "excepcionalmente malo", como lo define Javier Monteseirín, presidente de la Sociedad Andaluza de Alergología.

Desde 2003 no había unos indicadores que hicieran temer tanto a los alérgicos. Ya lo están notando los alérgicos a las gramíneas, pero los especialistas vaticinan los peores augurios para los que sufren alergia al polen del olivo, donde se dan por seguro concentraciones por encima de los 5.000 granos de polen por metro cúbico de aire. Casi la mitad de los alérgicos andaluces lo son a este polen, un porcentaje que se aproxima al 90% en el caso de Jaén, provincia en la que se contabilizan 60 millones de olivos.

El porcentaje de alérgicos crece cada año (se calcula que en una década la mitad de la población desarrollará alguna alergia), debido fundamentalmente a la contaminación atmosférica y las mejores condiciones sanitarias que hacen más vulnerable el sistema inmune. Pero, afortunadamente, también avanzan las investigaciones médicas en esta materia.

La última y más novedosa se lleva a cabo en el Complejo Hospitalario de Jaén, que trabaja en un ensayo clínico, aún en fase inicial, sobre una nueva vacuna sublingual (se aplica con unas gotitas debajo de la lengua) para alérgicos al polen de olivo.

El año pasado se ensayó con 50 pacientes y esta primavera se va a probar con otros 50. "La vacuna podría suponer una mejora en la tolerabilidad y eficacia con respecto a las vacunas que se emplean en la actualidad para este tipo de patología", explica Manuel Alcántara, responsable de la Unidad de Alergología del hospital jiennense. De momento, se ha constatado que la vacuna no presenta reacción alguna.

También el hospital Virgen Macarena de Sevilla tiene una línea de investigación puntera en el tratamiento de las alergias. A destacar su ensayo con los neutrógenos, células del sistema inmune que hasta ahora sólo se relacionaban con las infecciones bacterianas y cuya intervención directa en las reacciones alérgicas se ha podido constatar. En cuanto a otras vacunas, en el hospital sevillano se trabaja en la purificación de los diferentes alergenos (cuerpos o sustancias que producen alergias) que intervienen en los tipos de polen.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 30 de marzo de 2009