La mitad de los profesores pasa de la huelga

Los maestros de infantil y primaria siguen el paro más que los de instituto

Hubo colegios vacíos pero también muchos llenos. La primera huelga de profesores de Infantil, Primaria y Secundaria del curso fue "desigual". Así definían ayer los sindicatos la respuesta de los profesores. La respaldaron algo más de la mitad (56%), según los huelguistas (UGT, CC OO, CSIT UP, CSI-CSIF y STEM). El 48,7%, según estimaciones de EL PAÍS, tras chequear 66 de 1.468 centros. La Comunidad lo rebajó a un 14%. Los institutos respondieron peor y en las escuelas infantiles hubo más respaldo. Por la tarde se celebró una manifestación con 22.500 asistentes, según cálculos de este periódico.

"Me he enterado al llegar pero no hubiera dejado de venir por respeto a los alumnos", señalaba ayer una profesora del IES Cardenal Cisneros (Centro), donde faltaron 10 de los 55 docentes. De eso se quejaba Marina Suárez a las puertas del colegio Hans Christian Andersen, en Rivas. "El otro día por el puente y hoy por la huelga, ya no sé dónde meter a los niños para ir a trabajar". Los alumnos mayores lo aprovecharon más. "Hemos venido cuatro a clase", contaban dos estudiantes del IES San Isidro (Centro).

Alicia, que da clases en el IES San Mateo (centro), con un 17,3% de seguimiento, estaba "de acuerdo con los motivos", pero no creía que los alumnos "tuvieran que sufrir las consecuencias".

En el colegio General Mola, en el distrito de Salamanca, las aulas estaban llenas de alumnos y de maestros. Una larga fila de niños con babi subía por las escaleras. "No ha faltado ni un profesor, Aguirre nos va a dar una medalla", bromeaba una de las profesoras. En otro colegio del Retiro, el director se quejaba de estar de servicios mínimos. "Deberíamos protestar todos, porque no nos hacen caso", decía pidiendo anonimato. Junto a su despacho, en el pasillo vacío, mostraba las losetas descolgadas "que nadie arregla desde septiembre". Y se quejaba de la falta de medios para atender a alumnos con carencias. "Tenemos un profesor de audición y lenguaje a medias con otro centro, sólo viene dos días".

Además de la huelga, hubo varias concentraciones a mediodía (en Alcalá se juntaron unas dos mil personas) y una protesta de los maestros de educación infantil, que colapsaron el registro de la Oficina de Atención al Ciudadano en Gran Vía con sus cartas de protesta.

Es la primera huelga de toda la educación no universitaria este curso. Hubo otras dos el pasado mayo, en las que participó un 30% más de docentes, según los sindicatos. Donde más pincharon fue en los institutos. "La gente se va quemando", dice José Antonio Martínez, presidente de la Federación de Directores de Instituto. "Esta huelga no ha estado ni planeada ni promocionada".

Y la crisis pesa. El descuento por la huelga ronda los 130 euros, según CC OO y UGT. Eduardo Sabina, de UGT, admitió ayer "cierto agotamiento" del profesorado. "El año pasado estaban más recientes abusos como los decretos de educación infantil o la venta del colegio público El Álamo", justifica Paco García, de CC OO. La consejera de Educación, Lucía Figar, consideró "un fracaso" la convocatoria, que "no estaba justificada", añadió. "No había causas concretas para la huelga, no deberían mezclar 50 temas", según Fernando Jiménez, de ANPE, el sindicato que representa al 29% del sector y que fue el único que no convocó.

Los padres también reivindicaron. En la manifestación de la tarde, muchos recorrieron con sus hijos el tramo entre la plaza de la Villa y Sol. "Este año me he quedado sin beca de comedor para mis niños", contaba Marisa, que lleva a sus tres hijos al colegio Margarita Xirgu. "En las escuelas infantiles hacen falta más profesores por aula", opinaba Marta con su pequeña en brazos. A cuatro madres de la AMPA del Amadeo Vives, ataviadas con camisetas reivindicativas, se les escapó la risa al ser preguntadas por si había alguna carencia en su centro. Luego, enumeraron: "Los patios están patas arriba, las instalaciones viejas, no tenemos logopeda...".

Información elaborada por: Anaís Berdié, Amaya Izquierdo, Javier Sánchez del Moral y Pilar Álvarez.

Una familia se dirige a la concentración frente a la Consejería de Educación, en la calle de Alcalá.
Una familia se dirige a la concentración frente a la Consejería de Educación, en la calle de Alcalá.GORKA LEJARCEGI

Los datos

- Cálculo de EL PAÍS. El 30% de los institutos, el 38% de los colegios y el 81% de las escuelas infantiles secundaron la huelga. Las cifras proceden del chequeo de la asistencia en 66 centros de toda la región. Para ello se realizaron visitas y llamadas telefónicas a los directores o responsables de colegios e institutos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 25 de marzo de 2009.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50