Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La dirección de Seat insiste en congelar salarios un año más

El presidente del consejo ganó nueve millones en 2008 y 2,8 un año antes

Seat planteó la disyuntiva a sus 13.000 trabajadores hace meses: o se congelaban los salarios dos años, lo que les abriría la puerta a poder fabricar el nuevo Audi Q3 en la fábrica de Martorell, o Volkswagen no les adjudicaría la fabricación del modelo, con lo que caería el trabajo y sobrarían 1.500 empleos. Con los sindicatos divididos, la plantilla dirimió la madrugada de ayer la cuestión en las urnas y aceptó, con un 65% de los votos, la propuesta de UGT de mantener sus sueldos este año más una subida de la mitad de la inflación en 2010.

A CC OO no le gusta, pero traga. Y CGT sigue en contra. Pero el presidente de Seat, Eric Schmitt, lejos de considerar superado el gran escollo para que la planta catalana se adjudique el Q3, enfrió ayer los ánimos en la presentación de resultados de la firma: "Por desgracia, ha hecho falta un referéndum. Es un paso importante, pero por desgracia, la consulta de ayer no dice nada de dos años sin aumentos (de sueldo). Los sindicatos no pueden decir que la pelota está en nuestro tejado, ahora queremos una declaración jurídica del comité intercentros", es decir, un compromiso escrito de los dos sindicatos mayoritarios.

Pero la consejera de Trabajo, Mar Serna, no cree que haya ya "excusas" para no adjudicar a Barcelona el Q3 e instó ayer a Seat a "ejercer su responsabilidad" tras congelación salarial. Congelación, que el secretario general de CC OO, Ignacio Fernández Toxo, sólo vio ayer útil "en momentos puntuales", algo en lo que coincidió con el ministro de Trabajo, Celestino Corbacho. El secretario general de UGT, Cándido Méndez, opinó que "los trabajadores de Seat han predicado con su ejemplo, dando una muestra de responsabilidad que debe estar acompañada de medidas de austeridad y de recorte de escandalosos dividendos que reciben de forma injusta los directivos de muchas grandes empresas".

Y es que el presidente del consejo de Seat y vicepresidente del grupo VW, Francisco Javier García Sanz, obtuvo una remuneración de 9,5 millones de euros el año pasado, frente a los 2,8 millones de 2007, al embolsarse 6,5 millones en stock options. En total, el consejo del grupo alemán casi se triplicó el sueldo el año pasado, de 16,4 a 45,3 millones.

Preguntado sobre si los directivos de Seat también congelarán sus sueldos, Schmitt, que será relevado en septiembre por James Muir (de Mazda Europa), respondió de forma confusa: "Una parte de la remuneración va ligada al éxito, y como no se ha obtenido, no habrá", dijo.

El no éxito al que se refería Schmitt se traduce en que Seat ha logrado cerrar 2008 con un beneficio neto de 44,4 millones de euros, gracias al ingreso de los dividendos de las participadas del grupo, entre ellas la filial de cajas de recambio Gearbox. De hecho, el resultado operativo de la firma ha sido de 141 millones de euros de pérdidas, frente a los 44 millones de beneficio de 2007, según la contabilidad española.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 20 de marzo de 2009