Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los olivareros lanzan su ofensiva contra las grandes superficies

Tractoristas convocados por la UPA bloquean los accesos de Jaén

Los precios en origen del aceite de oliva prosiguen su caída en picado (hace meses que están por debajo de los dos euros el kilo), una tendencia de la que los productores culpan en gran medida a las grandes superficies comerciales por sus políticas "abusivas" con este producto.

En muchos supermercados se puede comprar aceite a dos euros el kilo, cuando producirlo no cuesta menos de 2,30 euros. La Unión de Pequeños Agricultores (UPA) ha decidido lanzar su ofensiva contra las grandes cadenas alimentarias y ayer congregó a un millar de tractores y vehículos pesados -la Guardia Civil redujo la cifra a unos 300- frente al centro comercial Carrefour de Jaén, bloqueando durante varias horas los accesos a la capital por la zona norte.

Los productores se quejan de que el precio del aceite no cubre el coste real

Los productores culpan a las grandes cadenas de distribución de vender a pérdidas como gancho para vender clientes, lo que está poniendo en serio riesgo a las más de 300.000 explotaciones olivareras que hay en la comunidad. Asaja ha cifrado en 650 millones de euros las pérdidas del sector oleícola por la caída de los precios. "No es posible producir aceite a estos precios, más del 50% del olivar andaluz no cubre los costes de producción", sentenció Agustín Rodríguez, secretario general de UPA en Andalucía, , que reclamó del Gobierno de la nación y de la Junta de Andalucía medidas legislativas para luchar contra la política de precios de las grandes superficies. "Nuestra empresa cumple escrupulosamente la ley y el 95% del aceite que vendemos es andaluz", replicó una portavoz de Carrefour. La UPA ha denunciado a esta empresa y a Dia ante la Agencia Andaluza de la Competencia.

Actualmente, nueve de cada 10 botellas de aceite se venden en las grandes superficies, y apenas el 10% se limita al comercio tradicional y a las cooperativas. Muchos de estas cadenas recurren cada vez más a las marcas blancas propias para ganar cuota de mercado. Su presencia oscila entre el 15% que tienen en Alcampo o el 25% en Carrefour hasta el 50% en Dia. En el caso del aceite, según la UPA, las marcas blancas superan ya el 50% de todas las ventas.

Los olivareros reclaman una Ley de Márgenes Comerciales que ponga fin a las "prácticas agresivas" de las cadenas de alimentación, además de una ley de Contratos para que los precios no caigan por debajo de los costes de producción y un código de buenas prácticas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 15 de marzo de 2009