Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

La basura en crisis

"Llevo mucho tiempo comiendo de los cubos de la basura y antes tiraban muchas más cosas, como yogures caducados, bocadillos, latas de conservas caducadas, pescado, botellas de bebidas; un día me encontré un trozo de jamón. Pero ahora se encuentran muy pocas cosas que merezcan la pena; lo más, algún yogur caducado".

Sí, la crisis ha llegado a la basura, no sólo los bancos están en crisis. Éste es el relato de una persona que lleva "mucho tiempo" comiendo de la basura y se lo cuenta a un periodista.

En todo el mundo innumerables personas comen gracias a lo que encuentran en la basura. Para estas personas es su única posibilidad de sobrevivir y por supuesto no les preocupan, en lo más mínimo, posibles intoxicaciones que puedan sufrir. Peor es morir de hambre.

En Nueva York no pocas personas sobreviven consumiendo basura, y además, en Nueva York, tan creativa, se ha constituido el Club de los Comedores de Basura (el freeganismo), organización que agrupa a unas cien personas, muchas de ellas profesionales, profesores universitarios, con trabajo, pero les repugna que se tire tanta comida en los contenedores. Pretenden demostrar que una sociedad donde está presente tan dramáticamente la pobreza, se derrochen tantos recursos de manera tan insensata. Sólo se alimentan de basura, exclusivamente.

En España, algunos ayuntamientos han sancionado lo de revolver en la basura. No produce escándalo comer basura, produce escándalo revolver en la basura. En algunas ciudades catalanas la multa es de 90 euros, en Madrid de 750 euros. ¿Creen que estas personas pueden pagar una multa? De lo contrario, ¿serían sancionadas a realizar una labor social? Si las encarcelan, al menos en prisión podrán comer todos los días, ya que derivarlas a comedores sociales tampoco resolvería el problema, están colapsados. Según parece, los llamados sin techo no serán sancionados; una anciana que percibe una pensión de 250 euros, sí. Ella puede ser sancionada y condenada a pagar una multa porque tiene un techo que está por derrumbarse sobre su cabeza, pero tiene techo.

Por favor, libertad para comer basura. Si una sociedad no puede alimentar a sus miembros, que se siga mirando para otro lado. Si da asco, que no se mire.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 14 de marzo de 2009