Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Signos

"Springsteen merece los 83 euros"

Bruce Springsteen, The Boss, dará órdenes musicales el próximo 28 de julio en el Estadio de la Cartuja en Sevilla y sus fanáticos seguidores ya han empezado la carrera hacia su mandato. Primer paso, comprar las entradas. La tienda FNAC abrió ayer su establecimiento con más de 200 personas en la puerta en el primer día que ponía entradas a la venta. Hasta allí llegaron los primeros pasos de más de 1.500 personas que compraron las entradas para el concierto.

Aún en tiempos de crisis, las más caras fueron las primeras en agotarse, cuestan 83 euros y tienen la mejor visibilidad. Posteriormente, las más solicitadas fueron las de asiento reservado, de 79 euros. Y las últimas en pedirse, las más baratas, de 67 euros, que son las que quedan. "Merece la pena gastarse 20 euros más y sentirlo cerca, escucharlo bien en Sevilla", destaca María, que se hizo ayer con una de las caras.

"El primero en adquirir una entrada guardó su puesto desde las 22.00 del pasado martes. Llegaron fans de madrugada, y hasta mediodía se mantuvo una cola de 200 personas. Después la fila aminoró, aunque duró hasta las 22.00, cuando cierra la FNAC", cuentan los dependientes.

La organización, Ticktacktickets, ha establecido que como máximo se pueden adquirir seis entradas por persona. "El 90% de los compradores, cuya media de edad es de 30 a 35 años, se han llevado las seis directamente. Ya que vienen aprovechan encargos de familiares y amigos", cuenta Manuel por la tarde, que lleva trabajando en la FNAC desde la apertura de puertas.

Las entradas también se pueden vender por Internet, "pero hay admiradores que no se la juegan y las quieren ver físicamente. En otras ocasiones Internet se ha quedado colgado durante más de cinco horas y hay quien ha podido quedarse sin entradas, por eso les merece la pena hacer cola", comentan desde la organización de la FNAC.

También destaca Manuel que se percibe las ganas de que Bruce Springsteen cantara en Sevilla. "Eran artistas que antes ni se planteaban venir, pero ahora, tras el concierto de Madonna, se ha abierto una puerta importante a estos grandes", comenta.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 13 de marzo de 2009