Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cai Guo-Quiang vigila su exposición

La retrospectiva Quiero creer, de Cai Guo-Quiang, uno de los artisyas chinos más sobresalientes, se abrirá al público en el Museo Guggenheim el próximo martes. La exposición incluye tres tipos de obras: dibujos realizados con pólvora, proyectos de explosiones e instalaciones. Estas últimas constituyen la parte más monumental de la primera muestra sobre un artista chino que acoge el museo. Los operarios ultimaban ayer la instalación Reflexión o Un regalo de Iwaki, los restos de una barca de madera que se cubrirá con restos de vajillas de porcelana.

El autor, que se encuentra en Bilbao para supervisar personalmente estos trabajos, ofrecerá hoy las claves de su obra al público que acuda a la conferencia que protagonizará, junto con la comisaria de la exposición, Alexandra Munroe, en el museo a las 19.00. Cai Guo-Quiang, que participó en el equipo creativo de los Juegos Olímpicos de Pekín, aúna en sus obras el influjo de la cultura milenaria china con el arte contemporáneo y la tecnología.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 12 de marzo de 2009