Reportaje:

Cerca de las estrellas

El Obradoiro hablará con Feijóo para poder competir en la próxima Liga ACB

La del Obradoiro es una historia de baloncesto, pero sobre todo de tenacidad y fe, de justicia y dignidad. Ahora también de dinero, políticos, empresas y patrocinios. Todo empezó en 1990. Entonces se jugó el play off más largo de la historia. Duró 17 años y medio y terminó con el ascenso del equipo compostelano a la Liga ACB en noviembre de 2007. Lo decretó el Supremo, hasta donde llegó una opereta que comenzó con una gran mentira: Juver Murcia y Obradoiro se vieron las caras en una eliminatoria a cinco partidos para ganar una plaza en la máxima categoría del baloncesto español. Sobre la cancha ganó el equipo murciano, pero uno de sus pilares respondía al nombre de Esteban Pérez Beltrán. También al de Esteban Pérez Spatazza, un corajudo alero argentino que se alineó como español. Su pasaporte era falso y el Obradoiro demostró que el Juver jugó con tres extranjeros cuando se permitían dos.

"Ascendieron en los despachos al Rosalía para tratar de que desapareciéramos"
Para ingresar en la competición, pagarán el canon de hace 19 años

José Ángel Docobo era entonces un simple abonado que acudía cada 15 días a su localidad en el viejo pabellón del Sar. Dos años después se convirtió, junto a José Ramón Mato, en uno de los dos gestores que tiraron millas para mantener viva una llama que trataron de apagar desde media España, también desde Santiago. Tanto Docobo como Pepe Martínez Casal, secretario general del club, creen que están puestas las bases para dar una de las noticias del año en el deporte gallego: que el Obradoiro jugará a partir de otoño en la Liga ACB. Necesitan cinco millones de euros para armar un proyecto sólido y abonar 600.000 más como canon para ingresar en la competición, cuatro veces menos que la cuota actual según determinó el Supremo, que en su fallo indica que se le debe aplicar el precio de hace 19 años. "Este mes esperamos noticias", asegura Martínez Casal, "porque al tener las elecciones por medio nos tomamos algo más de tiempo, pero somos optimistas".

El Obradoiro busca apoyo institucional y mira a San Caetano. Ya han cerrado un trato con un patrocinador privado, pero ese pacto está a expensas del soporte institucional para cubrir un presupuesto digno para competir con garantías. En su día tuvieron la prudencia de exponer su proyecto a todo el mundo. "Hablamos con el bipartito y también con Feijóo, que estando en la oposición tuvo la gentileza de interesarse por nosotros", relata el secretario general del club. Tanto él como Docobo han pedido cita con el futuro presidente antes de que éste tome posesión porque el reloj corre en su contra y hay mucha gente esperando que se estrellen.

Hace dos años, cuando el Supremo falló a favor del Obradoiro, llegaron ofertas de ciudades dispuestas a sacar el talonario por esa plaza en la ACB. Ahora, desde que la Liga determinó que en caso de que el Obradoiro no compita habrá un descenso menos, es en Menorca, Sevilla o Zaragoza desde donde empujan para que no haya final feliz en Santiago.

Pero en el Obradoiro ya saben lo que es estar contra el mundo. Después de no ascender en aquel play off tuvieron que competir al año siguiente en categoría autonómica porque hubo un problema con los avales y la federación no les inscribió. La Justicia les dio la razón y les devolvió a su sitio, pero tras una temporada nefasta, descendieron y la entidad entró en quiebra. "Mato y yo", recuerda Docobo, "llegamos cuando la anterior directiva iba a entregar el club a la federación. Cogimos al equipo y lo inscribimos en categoría juvenil". Salvaron la marca Obradoiro, lo llevaron hasta categoría autonómica y pelearon por ese ascenso que les quitó un rival tramposo. En la federación los trataban como "apestados". Cuando en Madrid intuyeron el desenlace intentaron una última maniobra. "Contactaron con el Concello para ofrecerles una plaza en la Liga LEB y ascendieron en los despachos al Rosalía para tratar de que el Obradoiro desapareciera", recuerda Docobo. Hoy el Rosalía sigue en la segunda categoría nacional y el Obradoiro pugna por la ACB. En junio habrá una solución. El presidente del Obradoiro ya piensa en recibir a Tau, Real Madrid, Barcelona, Joventut o Unicaja. Doctor en Astronomía y responsable del Observatorio Ramón María Aller, Docobo está, por fin, cerca de las estrellas.

José Ángel Docobo,  en el pabellón Xoán XXIII de Santiago, con algunos jugadores al fondo.
José Ángel Docobo, en el pabellón Xoán XXIII de Santiago, con algunos jugadores al fondo.ANXO IGLESIAS

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 08 de marzo de 2009.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50