Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El rechazo a la vía rápida de Fomento en Aracena une a vecinos y partidos

Los ecologistas advierten del riesgo para la fauna y la flora protegidas

El proyecto del Ministerio de Fomento de acondicionar la carretera N-433 desde la Venta del Alto Rosal (Sevilla) hasta Rosal de la Frontera (Huelva) se ha topado con las voces en contra de los vecinos de los pueblos de la sierra de Huelva, grupos conservacionistas y partidos. El alcalde de Aracena, Manuel Guerra, del PSOE, rechazó en el último pleno la propuesta de Fomento para la N-433, principal vía de comunicación entre los pueblos de la sierra.

Todos los colectivos comparten la opinión de que el acondicionamiento de la vía comportaría un impacto irreversible para el Parque Natural de la Sierra de Aracena y Picos de Aroche, un espacio catalogado como Reserva de la Biosfera por la Unesco. Argumentan que el término "acondicionamiento" recogido en el proyecto esconde la pretensión de convertir esa carretera en una "vía para automóviles" (antes vía rápida).

"Es como si cogieras una naranja y la cortaras por la mitad"

Medio Ambiente asegura que estará "muy vigilante" con el proyecto

MÁS INFORMACIÓN

La actuación del Ministerio de Fomento, dirigido por la socialista Magdalena Álvarez, se recoge en el Plan Estratégico de Infraestructuras y Transportes de 2005 y se justifica en la necesidad de dotar al itinerario "de unas adecuadas condiciones de calidad y seguridad". La N-433 soporta el tráfico de vehículos pesados que tienen que adentrarse en algunos municipios como El Repilado, considerado como un punto negro por la peligrosidad para sus vecinos.

El Gobierno central se ha inclinado por esta opción después de desestimar en 2004 el proyecto de autovía Sevilla-Lisboa. La nueva vía, con un carril para cada sentido, "tendrá control de accesos" y sustituirá las intersecciones por enlaces a distinto nivel cuando sea necesario. La longitud del itinerario es de 120 kilómetros entre el enlace de la N-630 y la frontera portuguesa. La velocidad será de 100 kilómetros por hora. El trayecto afecta a 23 municipios de Huelva y Sevilla. El concejal de IU en Fuenteheridos y miembro de la Junta Rectora del Parque, José Luis Pérez Tapias, explicó que la vía será como un "muro" para el territorio y el paisaje. "Irá aislada de los pueblos porque precisará vallas paralelas a la carretera y otras vías de acceso para los caminos agrícolas y las carreteras locales".

Para los oponentes, la actuación no está justificada por la densidad de tráfico, que presenta una tendencia decreciente desde los 5.000 vehículos diarios en el tramo de la Venta del Alto a Aracena, a los 1.800 en el tramo de Rosal de la Frontera. Otro de los grandes escollos son las variantes que se necesita construir para eliminar los problemas de las travesías urbanas.

El Ayuntamiento de Aracena desestimó en sus alegaciones, las dos variantes que proponía el plan para la localidad y para la aldea de Valdezufre. El proyecto prevé sacar el tráfico de Aracena por el norte. Esa opción comportaría una "afección y un notable impacto para los espacios protegidos del parque", según el alcalde, quien explicó que el Ayuntamiento ha planteado una opción menos "perjudicial" que pasaría por llevar la variante más al sur, evitando que su trazado afecte a "zonas ambientalmente sensibles". La asociación La Garriota, a la que pertenece el ex director-conservador del Parque Natural (2000-2006) Rafael Sánchez Mancha desecha cualquier alternativa. "Afectaría al nacimiento del río Odiel, al acuífero de la Fuente del Castaño, a la flora y fauna protegidas del lugar, a masas de castañares centenarios, de quejigo andaluz y de robles, árboles catalogados de interés especial por la Junta".

El municipio de Cortegana también rechaza la variante planteada por Fomento. La vía afectaría a zonas de huertas y minifundios. José María Romero, miembro de la Asociación Corticata, es uno de los afectados: "Mi casa, vivienda habitual y única, quedaría entre dos carreteras. La vía dejaría sin su medio de vida a muchas personas cuyos ingresos provienen del turismo rural o de la actividad agropecuaria".

Juan Romero, de Ecologistas en Acción, resumió el rechazo ciudadano gráficamente: "Es como si cogieras una naranja y la cortaras en dos mitades". Romero recordó que hay alternativas suficientes. Está en estudio informativo el desdoble de la N-435, que conecta Huelva con Badajoz y el desdoble de la Junta de la A-461, desde la Cuenca Minera hasta Santa Olalla del Cala. Además, existe por el norte la carretera que va desde Zafra (Badajoz) a Lisboa y la recién estrenada autovía de la plata A-66 y, por el sur, la A-49, que une Sevilla con Portugal.

El jefe de Demarcación de Carreteras de Andalucía Occidental, Pedro Rodríguez, subrayó que el proyecto "mejorará tremendamente la seguridad vial sobre todo en los municipios donde había travesías porque ahora se construirán variantes que eliminarán los problemas de tráfico para los peatones". El delegado de Medio Ambiente en Huelva, Juan Manuel López, aseguró que desde el Gobierno andaluz se estará "muy vigilante" y se pondrán "todas las medidas compensatorias y correctoras precisas para que la integración de la vía sea absoluta en un paisaje singular y protegido".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 9 de marzo de 2009