Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:PATXI LÓPEZ | Candidato del PSE-EE a 'lehendakari' | Nuevo escenario en el País Vasco

"No vamos a ser rehenes de nadie"

El líder del PSE recibe a EL PAÍS en su despacho. En medio de la charla, irrumpe su jefa de prensa: "¡Hemos logrado el escaño 25!". López coge fuerza, hace un gesto de barrer en el aire con la mano y dice: "Rosa

Patxi López (Portugalete, 1960) se ve ya lehendakari. Está inmerso en la elaboración de su gobierno. Objetivo: adelgazar los segundos niveles de las consejerías y formar una gran cartera para las políticas anticrisis en un gobierno en minoría y con independientes.

Pregunta. Parece que el PNV les descolocó en su reunión del pasado jueves.

Respuesta. ¿Por qué?

P. Porque las bases de la propuesta peneuvista eran discurso socialista en estado puro.

R. Tomar lo que llevamos diciendo años y ponerlo en un papel lo hace absolutamente no creíble. ¿Por qué no lo hicieron antes? Llevan diez años en lo contrario. No puede ser que interioricemos que el PNV sirve para el plan Ibarretxe y ahora para lo contrario y estar en el Gobierno. Es una artimaña para seguir en él.

"Formar un Ejecutivo en minoría no implica debilidad"

"El Gobierno será fundamentalmente de socialistas y con independientes"

"La presidencia es irrenunciable; la presidencia de la Cámara vasca, no"

"Al PNV le va a venir bien ir a la oposición después de 30 años"

P. ¿Producto del miedo a salir del Gobierno?

R. Parece que lo que dicen tiene su raíz en el miedo a perder el poder. Las declaraciones de "golpe institucional"... no son más que palabras que demuestran poco talante democrático.

P. ¿Es verdad que respondieron al PNV que después de su elección como lehendakari era posible entenderse sobre esas bases?

R. Es que esas bases son las nuestras. ¿Quién ha hablado en campaña de un plan de choque anticrisis, de acordar con sindicatos y empresarios, de unidad para combatir el terrorismo...?

P. ¿Pero les respondieron que era posible el acuerdo después de la investidura, sí o no?

R. Quiero entenderme con todos los partidos sobre esas bases.

P. ¿Y con el PNV habría posibilidad de un acuerdo de gobierno, un pacto de legislatura?

R. Si compartimos esas bases hay un amplio panorama para colaborar, no tiene por qué haber gobiernos de coalición. Es una colaboración para hacer país.

P. Lo digo porque usted apuntó en campaña que los gobiernos PNV-PSE eran de otra época.

R. Dije que tuvo sentido entonces, pero que ahora no es necesario. Quiero el máximo consenso, pero eso no obliga a que un partido deba ir al Gobierno.

P. Si eran gobiernos de otra época, ¿eso no implica que el PNV no esté en el Ejecutivo?

R. El cambio es que el liderazgo del país sea distinto.

P. Pero eso parece obvio. Usted cuenta con un apoyo de 38 escaños, según lo dicho por el PP.

R. Y el cambio será visualizar un Gobierno que gobierne y que use el autogobierno para resolver problemas.

P. Los empresarios les han enviado un mensaje claro: quieren un Ejecutivo fuerte, estable y ya. El PSE está pensando en arrancar con un gobierno en minoría.

R. Coincido totalmente. Pero un gobierno en minoría no tiene por qué ser débil, si tiene bien anclados los apoyos. Su fortaleza se demuestra cuando es capaz de hacer políticas. Y estoy convencido de que un gobierno con lehendakari del PSE va mostrar fortaleza desde el principio.

P. Sí, pero cómodo con sólo 25 de los 75 escaños no sé si es la palabra que mejor define su situación de minoría precaria.

R. El ejercicio de la política nunca ha sido cómodo en Euskadi, tan diversa y plural que siempre ha necesitado del acuerdo. Eso obliga a todos a buscar el entendimiento, y eso es bueno.

P. Urkullu apuntó que el PSE juega con dos barajas, una para la investidura con el PP y otra para después con el PNV. "Cinismo político", lo calificó.

R. La única doble baraja que hay es la del PNV, que ahora sostiene que no es legítimo que alguien opte a ser lehendakari si tiene más apoyos parlamentarios, cuando ellos lo han hecho en Álava o en Guipúzcoa. Buscaremos un gobierno que represente el cambio que han pedido los vascos. En una democracia parlamentaria estamos legitimados para buscar apoyos.

P. ¿Se apoyarán prioritariamente en el Partido Popular?

R. No, hablaremos con todos.

P. Le pregunto si se apoyarán prioritariamente en el PP.

R. ¿Y quién lo puede saber?

P. Pues en función de lo que busque, si quiere apoyarse en el PP para la investidura y luego ya se verá o buscar tranquilidad con un acuerdo con los populares para los cuatro años.

R. No tengo ninguna prioridad en ese sentido.

P. El PP parece que tiene vocación de estar en el Gobierno.

R. No entra en nuestros planes. Me molesta bastante cuando alguno quiere decir que parece poco legítimo que el PP avale la investidura de un lehendakari socialista. Les parecía legítimo que el abertzalismo que no condena la violencia avalara la elección de Ibarretxe y ahora no es legítimo que un partido democrático nos avale. Es tremendo. El tripartito no era frentista por sí mismo, sino porque intentó imponer un modelo de país que excluía a la mitad de la sociedad. Yo puedo asegurar que no va a haber ni una sola medida desde mi gobierno que excluya a nadie de su propio país. Ni una sola.

P. ¿Estaría cómodo en un pacto de legislatura con el PP?

R. Estaría más cómodo con un gobierno con amplios apoyos diversos y transversales, no sólo del PP.

P. ¿Cedería la presidencia de la Cámara al PP?

R. Es pronto para hablar de eso.

P. ¿Es irrenunciable la presidencia del Parlamento?

R. No. Lo único irrenunciable es tener lehendakari socialista.

P. El PNV dice que terminarán siendo rehenes del PP, que la pieza que se quiere cobrar el PP no es Ibarretxe, es Zapatero.

R. No vamos a ser rehenes de nadie.

P. ¿Y si Zapatero le pide que tengan en cuenta al PNV para gobernar, que ha ganado las elecciones?

R. Zapatero, yo y el PSOE coincidimos en que la alternancia en Euskadi también es buena para España.

P. ¿Aunque Zapatero se vea obligado en el Congreso a ahormar nuevas mayorías cuando se desvanezca el apoyo del PNV?

R. Sí, porque por encima de todo está la concepción de país.

P. Dice que Euskadi ha votado cambio, ¿pero eso implica que el PNV, el partido más votado, quede fuera del Ejecutivo?

R. El cambio abre un nuevo tiempo, que necesita un nuevo liderazgo. No pasa nada porque el PNV no gobierne. Le va a venir bien ir a la oposición después de 30 años. El Gobierno será fundamentalmente de socialistas y con independientes.

P. ¿Será más reducido, austero?

R. Seguramente reduciremos las carteras, pero también su estructura interna, que tiene infinidad de sociedades, chiriguitos, asesores. Seremos bastante más austeros en ese gasto.

P. Cuesta mucho atraer independientes con la amenaza de ETA.

R. Nuestra voluntad es que su presencia represente la pluralidad de la sociedad vasca.

P. ¿Para carteras concretas como Educación o Cultura?

R. No está cerrado a ningún área concreta.

P. ¿Alguna nueva cartera como Innovación o algo similar?

R. Queremos que se concentren mucho las políticas anticrisis, de forma que esté muy bien estructurado. Con un mando único, que sea el referente en estos momentos.

P. ¿Con una gran vicelehendakaritza económica y anticrisis?

R. Podría ir por ahí, pero no está cerrada la estructura.

P. ¿El consejero de Interior es un cargo que debe ser muy orgánico, una persona del partido?

R. De toda mi confianza.

P. ¿Y si el PNV se echa finalmente al monte?

R. Demostrará una irresponsabilidad absoluta con el país.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 8 de marzo de 2009