Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una persecución policial de madrugada acaba con un muerto

El hombre falleció tras caer desde una cornisa a seis metros de altura

Seis de la madrugada del miércoles. Un coche va haciendo trompos por la calle de Bravo Murillo, cuando unos agentes de policía dan el alto a los tres ocupantes y les piden la documentación. El que va en el asiento trasero se niega y sale corriendo, hasta meterse en las instalaciones del Canal de Isabel II. Allí, cuando iba corriendo delante de los policías, y siempre según la versión de éstos, el individuo cae desde una altura de seis metros. Muere horas después en el Clínico.

El fallecido es un marroquí, de 28 años y con una orden de búsqueda de la comisaría de Carabanchel por robo con intimidación, según informa la Jefatura Superior de Policía. Tenía numerosos antecedentes policiales y había utilizado hasta ocho nombres falsos. También tenían antecedentes los otros dos ocupantes del coche, ambos españoles, que aseguraron a los agentes que acababan de conocer al fallecido. Habían coincidido de fiesta en una discoteca y volvían a casa, según contaron. Los dos facilitaron la documentación sin problemas y, según explicaron los agentes, no presentaban signos de embriaguez. Tampoco en el coche había nada sospechoso.

Pero el ocupante del asiento trasero del coche no quiso identificarse ante los policías. Cuando los agentes le advirtieron de su obligación de hacerlo, salió a la carrera en dirección a la avenida de las Islas Filipinas con los agentes detrás de él. El hombre saltó una valla de unos tres metros para meterse en las instalaciones del Canal de Isabel II. Aún saltó otra valla, que da acceso a las piscinas, antes golpearse la cabeza al caer desde una cornisa a una altura de seis metros de altura.

Los policías llamaron al Samur y el herido fue trasladado al hospital Clínico con un traumatismo craneoencefálico grave. El hombre, que finalmente murió a las tres de la tarde, tuvo que ser identificado por la huella dactilar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 5 de marzo de 2009