_
_
_
_
El vuelco electoral Relevo en el socialismo

Manuel Vázquez asumirá la tarea de dirigir el PSdeG y la oposición a Feijóo

El líder socialista orensano se prepara para no dar tregua al Gobierno del PP

Manuel Vázquez es el elegido. El conselleiro de Medio Ambiente en funciones y hombre fuerte del PSOE orensano es el nombre que los principales dirigentes del socialismo gallego, incluido José Blanco, han puesto encima de la mesa en busca de una figura que genere el apoyo mayoritario del partido y sea capaz de defender en la nueva legislatura el capital institucional y electoral acumulado durante la última década.

Con el recuerdo todavía vivo de las dificultades que atravesó el PSdeG entre 1993 y 1998, cuando la nave del socialismo gallego a punto estuvo de hundirse mientras sus tripulantes se desangraban en luchas intestinas por el poder, la dirección socialista se ha conjurado para evitar que la historia se repita. Y para conseguirlo, todos los dirigentes socialistas consultados por este diario cierran filas y consideran "natural" la elección de Vázquez.

Vázquez se inclina por una dirección más colegiada que la de Touriño
Más información
El PSOE espera más del voto exterior

Ricardo Varela, presidente de la gestora que hoy se hará cargo de la dirección del PSdeG hasta la celebración del congreso extraodinario que deberá elegir al nuevo secretario general, no dio ayer nombres pero describió nítidamente al todavía conselleiro de Medio Ambiente cuando aseguró que el nuevo líder debe ser "alguien que esté en el grupo parlamentario, con experiencia política e institucional" y que tenga "capacidad, arrastre y empuje".

Manuel Vázquez cumple con creces todos esos requisitos. Forjado en la batalla política orensana aprendió a sobrevivir en las agitadas aguas del socialismo gallego como diputado autonómico entre los años 1993 y 1995 (precisamente cuando la disputa interna era más intensa) y durante una década ocupó la alcaldía de O Carballiño, desde donde pilotó personalmente la resurrección del socialismo orensano, el mismo que, con ayuda del voto exterior, puede restar la semana que viene un diputado al PP de José Luis Baltar. Fue en esta época y con esas credenciales cuando sanó las heridas abiertas con Emilio Pérez Touriño y José Blanco en el congreso de 1998, tras haber apoyado la fallida candidatura de su amigo Miguel Cortizo, lo que le permitió volver al Parlamento y entrar en el Gobierno en 2005.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
SIGUE LEYENDO

Su trayectoria como parlamentario garantiza que, bajo su dirección, el partido socialista no dará tregua al Gobierno de Alberto Núñez Feijóo. Vázquez siempre ha creído en las virtudes de una oposición enérgica y todo apunta a que pondrá desde el principio toda la carne en el asador. Al PP le espera una fiscalización sin concesiones.

Los socialistas se niegan a interpretar la derrota del domingo como un desastre y no se cansan de repetir que el PSdeG está en mejores condiciones que nunca para afrontar su paso por la oposición. Al Gobierno central le quedan tres años de recorrido, controlan un centenar de municipios (entre ellos seis de las siete ciudades) y dos diputaciones provinciales, armas suficientes para llegar vivos a las autonómicas de 2013. Esa cita, sin embargo, no está en la mente de Vázquez. Su objetivo ahora es sustituir el liderazgo unipersonal de Emilio Pérez Touriño por una dirección más colegiada que involucre a los dirigentes del partido dispuestos a participar en la batalla más inmediata: las elecciones municipales de 2010.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_