Elecciones 1-M | Galicia

Los gallegos se movilizan como nunca para echar al bipartito

Durante toda la campaña electoral a los socialistas gallegos les preocupó sólo una cosa: la escasa movilización que percibían en su electorado, las sillas vacías en los mítines, la aparente apatía de los suyos. Por eso acudió el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, a un acto en la Coruña. Porque una alta participación, en teoría, beneficiaría al PSOE y los suyos debían estar movilizados. Pero ayer, Galicia se movilizó para echar al bipartito. Más de 1,6 millones de gallegos le dieron 39 escaños al PP, 24 al PSdeG y 12 al BNG. Mayoría absoluta para Alberto Núñez Feijóo.

La participación fue elevadísima, más del 70%, y superó por tres puntos la de 2005 cuando, entonces sí, el electorado de izquierdas se movilizó para echar a Manuel Fraga tras 16 años ocupando el trono de la Xunta de Galicia. La de ayer fue la mayor participación de unas elecciones en Galicia y rompiendo todos los análisis, no benefició a la izquierda, sino a la derecha.

Por provincias, Ourense fue la que mayor índice de participación recogió, con más de un 75,55%, frente al 64,65% del año pasado. Después, Lugo (73,07% frente al 68,57% de 2005), Pontevedra (70,71% frente a 63,58%) y finalmente A Coruña (69,71% frente a 63,21%). El PP ganó dos escaños más que los pasados comicios en A Coruña y Pontevedra.

La alta participación, histórica y seis puntos por encima que la de 2005 se tradujo en dos escaños más para el PP en Coruña y Pontevedra; uno menos para el PSdeG, que perdió en Pontevedra, y uno menos también para su socio de Gobierno, el BNG, que perdió en A Coruña.

EL BNG presumía a primera hora de la tarde de haber movilizado a más gente que nunca en las elecciones de ayer, lo que atribuyó a "la madurez" de la sociedad gallega.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS