Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Televisión

TVE precipita la selección de Eurovisión por baja audiencia

Las dos primeras galas sólo interesaron al 6,5% del público

En teoría todavía quedaban dos semanas para elegir al próximo representante de RTVE en Eurovisión, pero dada la pésima audiencia de las dos primeras galas, TVE-1 -deseosa de quitarse de encima este cáliz- ha decidido precipitar sobre la marcha el final de la selección más compleja de la historia del certamen. La primera gala de selección de los candidatos, que se celebró el pasado sábado 14 de febrero, fue un desastre. Interminable (duró cuatro horas), con graves problemas de sonido (el micrófono de Melody, sencillamente, no funcionaba), mala calidad media de los aspirantes y con accidente incluido: un corista de Atalis se precipitó del escenario y se fracturó el brazo y la muñeca. La audiencia reflejó este guirigay: sólo estuvieron atentos 747.000 espectadores (6,5% de cuota de pantalla).

La gala del sábado pasado fue mucho más corta (dos horas) y con mejor sonido (a alguien le debió de caer un rapapolvo), pero la audiencia no perdona: 912.000 seguidores y un pésimo 6,3%. Visto lo visto, TVE ha optado por abreviar y eliminar una de las galas. Así que el próximo sábado habrá maratón eurovisivo: tercera gala y final. Según fuentes próximas a la producción del espacio, la decisión "está tomada al 99%".

Del lado de los aspirantes se están cumpliendo las previsiones. Como ya se veía venir, la selección va a ser un duelo entre una ex niña artista y una ex triunfita, Melody y Soraya. La primera parte con desventaja: sus bailarines, los hermanos Vivancos, la han abandonado a las puertas de la gran noche porque, según han explicado, "no se han cumplido los requisitos técnicos y artísticos necesarios para defender la candidatura con la calidad y profesionalidad necesarias (...)".

La última gala se prevé larga. Antes de dar paso a la final, hay que elegir a los cuatro candidatos que aún faltan hasta completar los 10 anunciados. Tres de ellos se seleccionarán como hasta ahora. El décimo será el más votado de entre los cuartos seleccionados de cada gala. Si no lo entienden, no se preocupen: las normas de esta edición son más complejas que las famosas campanadas de Fin de Año.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 24 de febrero de 2009