"Queremos llegar al fondo de la trama"

Cómo es posible, se preguntaba uno de los abogados de Alejandro Valverde, que lo que el Tribunal Arbitral del Deporte (TAS), la Unión Ciclista Internacional (UCI) y la Agencia Mundial Antidopaje (AMA), llevan años intentando conseguir, sin éxito, esto es, muestras de las bolsas de sangre requisadas a Eufemiano Fuentes, lo haya logrado el CONI así, chasqueando los dedos, como quien no quiere la cosa. Se refería el abogado a que el TAS tiene abierta una causa contra Valverde, pero lleva varios meses encallada porque a pesar de todos los esfuerzos judiciales de los grandes organismos internacionales, el juez Antonio Serrano siempre se negó a entregar pruebas obtenidas para un proceso penal (la Operación Puerto) para su uso administrativo.

Más información
Italia acusa a Valverde

"Y ahí está la diferencia", explica Marco Arpino, director de la Oficina Antidopaje del CONI. "UCI, TAS, AMA, son organismos privados, mientras que nosotros somos administración pública, un poder del Estado. Y llevamos meses colaborando con el juez Serrano, trabajando con seriedad, discreción y reserva".

También se podría decir que la investigación que no quisieron poner en marcha en España ni el juez ni las autoridades deportivas se está llevando a cabo, en la distancia, en Italia.

Arpino no quiere dar una fecha exacta, el momento en que pusieron sus manos en la bolsa número 18, pero cuenta que todo es fruto de un trabajo largo, iniciado hace dos años, cuando consiguieron pruebas que permitieron sancionar a Ivan Basso. "Todo es fruto de comisiones rogatorias internacionales, de colaboración con la Interpol, con magistrados de enlace, con el fiscal de Roma, Paolo Ferraro, que investigó el caso Oil for Drugs, del doctor Santuccione y el ciclista Di Luca", dice Arpino. "Nuestro objetivo es que se haga la claridad total sobre la Operación Puerto, y por eso hemos pedido también personarnos en el juicio oral que se está abriendo".

Por eso, según fuentes de la investigación, no sólo han obtenido muestras de la bolsa 18: "Tenemos más que queremos cruzar con los ADN de otros ciclistas sospechosos". Entre ellos, aseguran esas fuentes, figura el luxemburgués Frank Schleck, del que creen, con bastante porcentaje de probabilidades, que se escondía bajo el nombre de Amigo de Birillo en las listas de Eufemiano Fuentes. Ivan Basso y Jan Ullrich han sido, hasta ahora, los dos más grandes corredores sancionados por la Operación Puerto.

Sobre la firma

Carlos Arribas

Periodista de EL PAÍS desde 1990. Cubre regularmente los Juegos Olímpicos, las principales competiciones de ciclismo y atletismo y las noticias de dopaje.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS