Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un accidentado paréntesis en la A-7

Otro derrumbe atrasa la apertura total de la autovía por la Costa Tropical

La Autovía del Mediterráneo (A-7) tiene un paréntesis en Granada. En la última semana con ocho kilómetros más: la mayor parte del tramo que une Albuñol con Adra (Almería), inaugurado por la ministra de Fomento, Magdalena Álvarez, en diciembre de 2007. Ya entonces hubo otro incidente que impidió abrir con normalidad dos de esos 10,5 kilómetros. Transcurrido poco más de un año, un "movimiento natural de tierra" ha provocado su cierre al tráfico por seguridad. De momento, no hay fecha para la reapertura.

A consecuencia del deslizamiento de tierras se ha visto afectada una de las pilas del viaducto de La Alcazaba y por ello ha sido necesario realizar un desvío de nueve kilómetros por la N-340, entre los enlaces de Pozuelo (Granada) y Guainos (Almería). Las críticas no se han hecho esperar y tanto los empresarios de la costa tropical como responsables políticos de la zona exigen explicaciones al Gobierno. Explicaciones y un "compromiso real" con las infraestructuras de Granada.

Desde Cádiz a Barcelona se circula por autovía menos en la costa tropical. El PSOE mantiene que se podrá abrir totalmente la vía en 2010, pero al final y no al principio como era su compromiso electoral. La vía, que aún no está en funcionamiento, tiene ya a sus espaldas un triste historial: a los retrasos hay que añadir el accidente laboral más grave de la provincia que en 2005 se cobró la vida de seis trabajadores en las obras de un viaducto a su paso por Almuñécar, en el otro extremo de la A-7 granadina, que conectará con Málaga.

La realidad es que para salir de Motril en cualquier dirección es imprescindible circular por carretera nacional que es autovía en el resto de provincias. "Lo principal es tomar todas las medidas de seguridad y trabajar en una solución técnica", ha manifestado la secretaria de Estado de Infraestructuras, Josefina Cruz, en una visita a Almería esta semana. Se ha monitorizado la zona, la pila y el tablero del viaducto para verificar su comportamiento. Cruz no da fecha para la reapertura y niega que tenga que ver este nuevo incidente con el que se produjo en la inauguración del tramo. Entonces, se abrieron ocho de los 10 kilómetros; los otros dos, en octubre de 2008.

"Una obra finalizada ha tenido que ser cerrada en dos ocasiones y eso que ha pasado poco más de un año de su inauguración oficial", lamenta la diputada nacional del PP, Concha de Santa Ana. Tras el corrimiento de tierras que motivó el cierre de la vía el sábado 31 de enero, socialistas y populares han protagonizado un cruce de acusaciones. Primero fue el alcalde de Motril, Carlos Rojas (PP), el que responsabilizó de los retrasos e incidentes al Gobierno. El PSOE recordó que los trabajos en dicho tramo fueron adjudicados por el ejecutivo de Aznar. Los "modificados no", rebaten los populares.

Complejidad del terreno

La secretaria de Estado defiende su gestión y recuerda la "complejidad de los terrenos en Andalucía Oriental" que ha provocado que un kilómetro de esta vía cueste de media 11 millones de euros, mientras la media en otras provincias es de 4,4. Pero, "algo se ha hecho mal", insiste De Santa Ana. Las explicaciones no convencen a los ciudadanos, empresarios y políticos que creen "inadmisible" un nuevo cierre del trazado. El regidor motrileño vaticina que la apertura no será hasta 2012 ó 2013.

Por su parte, el presidente de la Asociación de Empresarios de la Costa Tropical (Aecost), Julio Rodríguez, subraya que es necesario "tomar conciencia" de que el problema de la A-7 no atañe sólo a Granada, sino a Andalucía Oriental, porque Almería y Málaga están directamente afectadas. Los técnicos estudian lo sucedido para determinar qué solución adoptar, pero la paciencia se agota en una comarca que ve reiteradamente incumplidos los plazos y aún no dispone de autovía completa para llegar a Granada capital. La A-44, que prometió el PSOE en campaña que estaría finalizada el pasado verano, permanece aún con un tramo cerrado.

La secretaria de Estado comparecerá, a petición propia, en el Congreso para dar explicaciones sobre la A-7 y este último incidente en una obra cuyo coste asciende, a su paso por Granada, a 1.000 millones de euros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 9 de febrero de 2009