Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El novio de Olivia Newton- John 'resucita' en México

Patrick McDermott desapareció en 2005 y se le dio por ahogado

Antes de ligar con un famoso hay que pensárselo dos veces. La prueba viviente es Patrick McDermott, que quiso desaparecer de forma más que literal en plena crisis sentimental con Olivia Newton-John y al que su conexión con aquella celebridad acaba de resucitar, también literalmente. McDermott conoció a la protagonista de Grease durante el rodaje de un anuncio. Mantuvieron una relación amorosa durante nueve años y, en plena crisis de pareja, McDermott se apuntó a una expedición pesquera en California, se subió a un barco llamado Libertad y nunca más se volvió a saber de él. Hasta ahora. Era julio de 2005.

Se le buscó por cielo y tierra y hubo incluso programas de televisión que, alimentados por el morbo, contrataron a sus propios investigadores para desvelar el misterio. Uno de ellos, Philiph Klein ha sido el que esta semana ha denunciado que McDermott está vivo, contradiciendo las conclusiones de las pesquisas de la Guardia Costera estadounidense, que pese a no haber encontrado el cadáver, dictaminó el año pasado que seguramente se habría ahogado.

Klein, contratado por la cadena NBC, creó la página web findpatrickmcdermott.com. Según ha declarado, lo hizo para poder seguir la pista de quien se metiera en ella a través de las direcciones IP y así dice que ha descubierto las continuas visitas de alguien que entraba desde México, concretamente desde una pequeña localidad cercana a Puerto Vallarta. Ahora, en esa misma página web se puede leer que en los últimos 20 meses ha habido al menos 16 avistamientos de McDemott en México. "Se cree que está trabajando en un yate en el océano Pacífico", afirma Klein. Este investigador está convencido de que el ex novio de Newton-John se hizo pasar por muerto para huir de sus deudas ya que le debía dinero a su ex mujer por el mantenimiento de su hijo adolescente. Además, según sospecha Klein, al falsear su muerte, McDermott conseguía que su hijo cobrara un seguro de vida.

Si Olivia no hubiera entrado en su vida, hoy nadie estaría buscándole. Y quizás, ni siquiera él habría querido desaparecer.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 1 de febrero de 2009