La Fira busca patrocinadores para salvar el Salón del Automóvil

Los ingresos de los 'sponsors' se distribuirán entre las marcas que acudan

Fira de Barcelona, el organizador del Salón Internacional del Automóvil de Barcelona, que el miércoles quedó gravemente herido tras el anuncio de Anfac, la patronal española de los fabricantes de coches, de que ninguno de sus asociados acudirá al evento, está negociando con varias empresas privadas que patrocinen el salón con el objetivo de distribuir los ingresos procedentes de esponsorizar entre las marcas de coches y contribuir, así, a costear su presencia en el salón. En caso de que acepte un número relevante de fabricantes, el salón estaría salvado.

Ayer, se sucedieron las voces procedentes de varios ámbitos de la sociedad señalando el error de la decisión de Anfac y pidiendo a los fabricantes que reconsideren su ausencia. Se trata de todas las compañías que ensamblan coches en España: Seat, Nissan, Volkswagen, Peugeot, Citroën, General Motors, Renault, Mercedes, Santana e Iveco.

Fira explicará el plan a los importadores la semana que viene

El alcalde de Barcelona, Jordi Hereu, consideró la decisión un "grave error", porque es uno de los salones "más importantes para Barcelona", y "una gran plataforma por donde pasan un millón de personas". El presidente de la Cámara de Comercio de Barcelona, Miquel Valls, expresó su "pleno apoyo" al presidente del salón, Enric Lacalle, y se unió a Hereu en la petición de que las compañías asociadas en Anfac "reconsideren la decisión". Y el secretario general de la UGT de Cataluña, Josep Maria Álvarez, les pidió un "esfuerzo".

Por el momento, quien más se está esforzando es Fira de Barcelona. Fuentes cercanas al salón, cuya celebración está prevista entre el 9 y el 17 de mayo, explican que las negociaciones para buscar patrocinadores, algunas de las cuales están ya muy avanzadas, se han llevado a cabo a raíz de una enmienda de noviembre pactada por el PSOE y CiU en el Congreso al proyecto de ley para la supresión del impuesto del patrimonio.

Ésta, con la excusa del 90 aniversario del evento, considera el salón un acontecimiento de excepcional interés público, lo que permite deducciones fiscales del 90% a las empresas que patrocinen el evento, siempre y cuando lo promocionen incluyendo el logotipo en la publicidad que hagan durante dos años.

El salón pondrá el dinero obtenido a disposición de las marcas, por lo que, según las mismas fuentes, a los fabricantes "no les costará prácticamente un céntimo" acudir a la feria.

Ejemplo: si una empresa desembolsa un millón de euros para patrocinar el salón, cuando pague el impuesto de beneficios (en caso de que los tenga) tendrá una bonificación del 90%, es decir, Hacienda le devolverá 900.000. Pero el salón ingresará el millón, que lo pondrá a disposición del sector. O, dicho de otro, modo lo repartirá entre las marcas para que costeen su presencia. "El dinero no es una excusa para no asistir", explicaron ayer las fuentes, en clara alusión a Anfac.

Fira de Barcelona tiene previsto explicar estas ventajas a los 28 asociados de Aniacam, la patronal de los importadores de vehículos, el próximo día 5. El presidente de la asociación Germán López Madrid, insistió ayer en que "cada marca es soberana" y emplazó a la semana que viene. Fuentes de Aniacam aseguran que prácticamente todas las marcas importadoras tienen previsto asistir al salón. Volvo, Jaguar, Fiat, Honda y Alfa Romeo han expresado, en un principio, su intención de estar.

El Gobierno catalán espera que Anfac recapacite, según declaró la consejera de Trabajo, Mar Serna. Pero el teniente de alcalde de Hacienda y Promoción Económica de Barcelona, Jordi William Carnes, y el presidente del PP de Barcelona, Alberto Fernández Díaz, apuntaron directamente a los "conflictos" entre Anfac y el Gobierno central por la decisión de los fabricantes de abandonar el salón barcelonés.

Rescate empresarial

Las empresas del sector automovilístico podrán aplazar hasta un máximo de cinco años el pago de cuotas a la Seguridad Social en función de su situación económica y del importe de la deuda. El Ministerio de Industria lo planteó ayer a las comunidades autónomas, a las que trasladó un borrador del Plan Integral de Automoción para someterlo a consultas. Este programa consta de un presupuesto de 10 millones de euros para incentivar la compra de coches eléctricos y la creación de infraestructuras de recarga.

Además de recoger la valoración de las comunidades, el Gobierno también está dialogando con los principales agentes del sector. El documento del Gobierno prevé que las deudas que ahora tengan las empresas se podrán agrupar en un solo aplazamiento, aunque luego se deberá abonar con intereses. El borrador especifica que estas medidas tendrán un "carácter eminentemente coyuntural y limitado en el tiempo".

El plan, en el que participa el Ministerio de Trabajo e Inmigración, contiene la posibilidad de ampliar en cuatro meses las prestaciones de paro a los empleados que hayan perdido su puesto de trabajo después de estar afectados por un expediente de regulación de empleo temporal.

En cuanto a las ayudas, ocho millones irán destinados a la compra de vehículos, 1,5 millones a la creación de infraestructuras y 500.000 euros se destinarán a la asistencia técnica.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 29 de enero de 2009.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50