Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE rectifica y se opone a que los banqueros se expliquen en el Congreso

Alonso alega ahora que el Parlamento no es lugar "para machacar a nadie"

El PSOE ha rectificado su posición inicial y ya no ve "oportuno" que comparezcan en el Congreso los presidentes de los seis principales bancos para explicar cómo aplican el millonario plan de rescate a la banca. José Antonio Alonso, portavoz socialista en el Congreso, aseguró ayer que el Parlamento "no está para controlar la actividad de un banco u otro". "Este no es un sitio donde queramos machacar a nadie", añadió.

Sin embargo, el propio Alonso aseguró la pasada semana que estaba a favor de dicha comparecencia y apoyaría la petición de ICV que cita expresamente a los presidentes del BBVA, Francisco González; Banco Popular, Ángel Ron; La Caixa, Isidro Fainé; Caja Madrid, Miguel Blesa; Unicaja, Braulio Medel, y Santander, Emilio Botín. Además, el PSOE no puso ninguna objeción el lunes en la Mesa del Congreso a la petición, a pesar de que Ignacio Gil Lázaro, secretario tercero y diputado del PP, advirtió de que se abría un precedente al aceptar las comparecencias de entidades privadas.

Alonso aseguró ayer que "los bancos responden ante sus accionistas". Sin embargo, los socialistas han pedido la comparecencia del presidente de Iberia, otra compañía privada. Esta comparecencia también fue tramitada el lunes en la Mesa del Congreso sin que hubiera objeción alguna.

"Temas estratégicos"

El portavoz socialista aseguró que es mejor que comparezcan los representantes de la Asociación Española de la Banca (AEB) y de la Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA), es decir, las patronales de las entidades financieras. "No queremos un análisis del comportamiento de esta u otra entidad sino del sistema financiero", dijo Alonso, tras señalar que el Parlamento es un lugar para tratar "temas estratégicos con solvencia y transparencia" y no para controlar la actividad empresarial.

La dirección del grupo no admite que se haya producido un cambio en su posición y argumenta que en alguna de sus comparecencias Alonso habló de "representantes de los bancos", lo que debía entenderse como la AEB y la CECA. El diputado de ICV, Joan Herrera, insistió ayer en su petición que, una vez tramitada por la Mesa, puede ser bloqueada en la Comisión de Economía. Un miembro de la dirección socialista contactó hace días con Herrera para pedirle sin éxito que la iniciativa se recondujera hacia las patronales bancarias.

El PP y CiU no mostraron ningún entusiasmo con la iniciativa, pero una vez apoyada por el PSOE, decidieron no oponerse y seguir lo que decidiera la mayoría. Los populares, reticentes, sólo exigieron que previamente acudan el ministro de Economía, Pedro Solbes, el gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, y el presidente del ICO, Aurelio Martínez. El PNV sí apoyó la petición de ICV.

La nueva posición del PSOE llega en plena polémica sobre el papel de los bancos en el plan para reactivar la economía. El Gobierno ha aprobado la compra de activos de alta calidad por un importe 50.000 millones y la concesión de avales para las emisiones de deuda de los bancos por hasta 100.000 millones. El propio Zapatero ha lamentado públicamente que los bancos retengan la concesión de créditos. La próxima semana está previsto que Zapatero reciba a los principales banqueros. Casi a la misma hora que el PSOE fijaba su nueva posición, el presidente del BBVA, Francisco González, aseguraba: "Estoy encantado de ir al Congreso. Creo que hay cosas que hay que aclarar y si me llaman al Congreso iré".

Fin de la tregua sobre la justicia

El debate sobre la justicia y el conflicto con los jueces llegará hoy al Congreso, después de seis meses de tregua. Será en la Diputación Permanente, cuando se visualizarán las grietas del pacto de la justicia que firmaron hace seis meses José Luis Rodríguez Zapatero y Mariano Rajoy en el palacio de la Moncloa.

Con ese acuerdo, el primero en cinco años entre PSOE y PP, la situación de la justicia ha quedado fuera del debate político y el Gobierno ha blindado al ministro Mariano Fernández Bermejo en el Parlamento. Sin embargo, el conflicto de los jueces ha resquebrajado el acuerdo, y el PP apoya algunas de sus reivindicaciones, aunque no respalde la tregua. Por ejemplo, el aumento presupuestario y la potestad de los jueces para señalar las vistas, entre otras.

El tono de Federico Trillo servirá para medir la profundidad de las grietas del pacto. Hoy se debatirá y rechazará la comparecencia urgente de Bermejo y del presidente del Consejo General del Poder Judicial, Carlos Dívar, para hablar del conflicto. En principio, el PSOE, con apoyo de CiU, mostrará su disposición a celebrarlas, pero cuando se inicie el periodo de sesiones en febrero y antes de las movilizaciones de jueces del día 18. Se rechazará también la comparecencia urgente del presidente del Gobierno para hablar de la crisis económica, ya que el Ejecutivo ha anunciado que acudirá el 10 de febrero, en un pleno ordinario.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 29 de enero de 2009

Más información