Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los fiscales piden penas para los responsables de carreteras en mal estado

Cada cual debe asumir sus responsabilidades, incluso penales, porque las imprudencias pueden costar vidas. Esta máxima que tradicionalmente se ha aplicado a los conductores tendrá dentro de poco algún otro destinatario. Los fiscales encargados de delitos relacionados con la seguridad vial han remitido, tras dos días reunidos en León, al fiscal general, Cándido Conde-Pumpido, un documento que "supondrá un paso histórico, que sólo habían dado las fiscalías de los países nórdicos", explica el fiscal coordinador de Seguridad Vial, Bartolomé Vargas.

Se trata de aplicar el artículo 385.2 del Código Penal para que terceras personas, particulares o funcionarios "que incumplan sus deberes creando graves riesgos para la seguridad vial" en la construcción, mantenimiento y señalización de carreteras y calles y puedan ser condenados por "comisión por omisión".

Eso incluye a los titulares de la vía, empresas concesionarias, contratistas, peatones y demás personas que puedan poner en riesgo la circulación de los vehículos. Los fiscales piden actuar, por ejemplo, contra quienes diseñen trazados de curvas peligrosos, utilicen materiales de deficiente calidad o establezca una mala señalización. Vargas "considera que no habrá problemas para su inmediato visto bueno, y en 15 días" se podría aplicar.

Quedarse sin vehículo

Otro de los aspectos abordados por los fiscales es el comiso del vehículo en caso de conductores multireincidentes y en los supuestos más graves de conducción temeraria, es decir, arrebatarles el coche de por vida. El vehículo podrá ser achatarrado o vendido, y los fiscales proponen que ese dinero vaya a parar a las asociaciones de víctimas de accidentes. El automóvil también podrá convertirse en una llave para evitar la cárcel, ya que en algunos casos el condenado podrá eludir el ingreso en prisión si se desprende del vehículo. Además, se estudia que las penas por delitos de conducción sin carné se condicionen a la obtención del permiso.

Desde el 2 de diciembre de 2008, cuando se reformó el Código Penal en esta materia, 459 conductores han entrado en prisión por condenas relacionadas con la seguridad vial. Desde entonces, se han celebrado 52.000 juicios rápidos, con un 95% de condenas de conformidad. 33.456 por consumo de alcohol; 413, por velocidad, y 16.119, por no tener carné de conducir.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 28 de enero de 2009