Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Moda

A mal tiempo, color y osadía

La feria barcelonesa Bread & Butter marca la moda urbana del futuro

Color, grafismo y una absoluta libertad para combinar prendas, en busca de un estilo personal. O lo que es lo mismo, a mal tiempo, osadía y optimismo. Ésta es la receta frente a la crisis que extienden los analistas de WGSN. Esta agencia, especializada en análisis y predicción de tendencias de moda y diseño, ha estado presente un año más en la feria de moda urbana Bread & Butter (B&B), donde en cada edición dibujan un diagnóstico de la moda que se avecina. Y ahora dicen que lo que se lleva es divertirse vistiendo.

Así que, el desenfado cunde entre las prendas que los cerca de 800 expositores han llevado a B&B, que reúne cada seis meses a visitantes y firmas de más de un centenar de países que luchan por sobresalir recurriendo a las estrategias más atrevidas. Como la de recrear la sorprendente moda japonesa del nyotaimori, que consiste en degustar sushi o sashimi utilizando como plato el cuerpo de una mujer desnuda. La firma alemana de moda femenina Pussy Deluxe consiguió el impacto con su puesta en escena. Eso sí, ha vestido a las modelos con un biquini.

Botines, pedrería y tejanos lavados son las estrellas de esta edición de la feria Una firma recurre a la 'moda' de comer 'sushi' sobre una mujer semidesnuda

Pero el verdadero centro de interés de la feria ha sido la noticia de su retorno a Berlín. Todos los profesionales lo dan por hecho, pero aún no ha sido desmentida ni confirmada por la organización. La versión oficial llegará hoy, en la rueda de prensa de la clausura del salón. Ayer, el alcalde de Barcelona, Jordi Hereu, aseguró que el traslado no lo da aún por hecho.

Pasearse por este gigantesco escaparate es exponerse a una auténtica borrachera de moda con ofertas para todos los gustos. Pero, entre el variado muestrario de las distintas marcas, siempre hay algunas claves que se imponen. Por ejemplo, la pedrería, que pide a gritos un hueco en el armario de chicos y chicas. Ed Hardy la utiliza con profusión en las cazadoras masculinas con estampados de brillantes. Desde las perchas del expositor de Laguna Beach deslumbran los destellos de los tejanos y las camisas de vivos tonos. Pero no tanto como los pailletés negros de la suntuosa chaqueta que preside la entrada a los dominios de Day.

El denim (tela vaquera) se impone con la solera de los tejidos muy lavados y sometidos a todo tipo de tratamientos. Y los flecos serán otro must de la temporada venidera. Lo gritan los numerosos estantes de zapatos y complementos, como los llamativos bolsos que exhibe la neoyorquina Possé. Pero el auténtico rey del calzado femenino será el botín. De piel y de ante, de tonos austeros y emulado también por los zapatos de altísimo tacón, cuyo empeine se eleva hasta el tobillo. De hecho, han tomado ya la calle.

Y, por supuesto, forman parte del guardarropa de muchos visitantes del B&B, más numerosos en la segunda jornada que en la apertura y, en su mayoría, ajenos a las noticias sobre el fin de B&B en Barcelona.

Los encargados de los expositores estaban más al corriente. La noticia se ha sabido sólo desde hace unos días y no por los canales oficiales, sino a través de la prensa y distintos rumores que han desvelado que Berlín ha ofrecido el viejo aeropuerto de Tempelhof como sede de la feria. Las opiniones que ha generado el posible traslado son dispares: ¿Ganará el frío underground berlinés o el caliente design barcelonés? Hoy se sabrá.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 23 de enero de 2009