Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Un museo en la plaza de la Villa

El antiguo Ayuntamiento y la Casa de Cisneros mostrarán la historia municipal

Los turistas que paseen por la plaza de la Villa a partir de diciembre se encontrarán con un nuevo museo. Dos edificios municipales emblemáticos de la plaza, la Casa de la Villa y la Casa de Cisneros, estarán abiertos al público. Los curiosos podrán conocer el antiguo salón de plenos, el que fue el despacho del alcalde, la capilla e incluso tapices o frescos. Con la rehabilitación de estos dos edificios, el Ayuntamiento quiere que los ciudadanos descubran la historia municipal.

La Casa de la Villa fue la primera sede fija del Consistorio en el siglo XVII, cuando Madrid se convirtió en la capital de España. La Casa de Cisneros sirvió a partir de 1909 para ampliar esa sede municipal. Ambos edificios mantuvieron sus funciones hasta noviembre de 2007, cuando el alcalde, Alberto Ruiz-Gallardón, trasladó el Ayuntamiento al Palacio de Telecomunicaciones. El complejo dependerá del Museo Municipal de Historia y abrirá paulatinamente, hasta 2012.

Las dos casas estarán comunicadas. En la de Cisneros se podrá visitar la antigua sala de comisiones y el que fue el despacho del alcalde. El resto del edificio estará cerrado al público. En la planta baja, acogerá la secretaría general del pleno (actualmente en la Casa de la Villa) y en la segunda, la Agencia Tributaria (ahora en la calle Mayor, 69). Está previsto que las obras comiencen en abril de este año y acaben en diciembre, según explicó ayer la directora general de Patrimonio del Ayuntamiento de Madrid, Amalia Castro-Rial. Costarán 4,8 millones de euros, que saldrán de los 557 millones del plan Estatal de Inversión Local.

La Casa de la Villa constituirá la mayor parte del museo. En la planta baja un "lugar de acogida" recibirá a los turistas, según indicó ayer el coordinador general de Infraestructuras Culturales del Consistorio, Juan José Echeverría. Una zona donde a través de imágenes y folletos se contará la historia municipal. En la planta alta se podrá visitar el salón de plenos, la colección de tapices, algunos frescos y la capilla del antiguo Ayuntamiento. El edificio mantendrá la catalogación de sede histórica consistorial y se usará en actos protocolarios.

Pero la reforma de la Casa de la Villa, de casi dos años, no se acometerá hasta finales de 2010. En esa fecha está previsto el traslado del salón de plenos, que sigue estando en el edificio, al Palacio de Telecomunicaciones. La rehabilitación costará unos seis millones, según avanzó ayer Echeverría, y saldrá de las arcas municipales.

Con estas intervenciones, el Ayuntamiento de Madrid quiere además recuperar el trazado de los edificios originarios. "La vida de los edificios ha dejado una historia que hay que ir descubriendo con delicadeza", aseguró ayer Echeverría. Además, el Consistorio quiere adecuarlos a la normativa de incendios, accesibilidad y evacuación.

Asimismo, está previsto que a finales de febrero empiece la rehabilitación del edificio de la calle Mayor, 69. Será la sede del Defensor del Contribuyente y del Instituto de Estudios Madrileños, y costará 7,6 millones de euros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 21 de enero de 2009