Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Necrológica:

Ugo Dell'Ara, bailarín y coreógrafo italiano

Dirigió el Ballet de la Scala, fue el reconstructor de 'Excelsior' y trabajó con Luchino Visconti

Murió anteayer, a los 88 años, en el hospital de Castelli Romani (Roma), Ugo Dell'Ara, una de las más importantes figuras del ballet italiano del siglo XX, y que estuvo ligado a trabajos memorables junto a creadores de la talla del cineasta y director teatral Luchino Visconti y del pintor Giorgio de Chirico.

Ugo Dell'Ara había nacido en Roma el 13 de abril de 1921 y entró casi niño a la Escuela del Teatro Real de la Ópera de Roma junto a su hermana Lia; sus principales profesoras iniciales fueron las hermanas Teresa y Placida Battaggi. Se graduó el 1 de julio de 1939, pero poco antes, el 25 de febrero de ese año, ya había debutado en La Giara, de Aurelio Milloss, con diseños de Chirico y la gran estrella de la época, Attilia Radice. Junto a Adriano Vitale, Teofilo Giglio y Guido Lauri forman una generación de hombres bailarines de calidad que permiten a Milloss enfrentar grandes creaciones. Regresando a la vida civil después del armisticio de septiembre de 1943, vuelve al teatro al bailar La rosa del sogno y Bolero (1944). Inmediatamente después del fin de la guerra, con los Balletti Romani de Milloss baila Dama de las camelias, Alucinaciones, Cascanueces, La isla eterna y Danzas de Galanta.

En una de sus últimas obras escénicas hizo el papel de Cristo

Ugo Dell'Ara poseía un físico potente, era alto y vigoroso, de gran presencia escénica y gusto por refinar la técnica masculina, y así en 1946 ya aparece como primer bailarín en el Teatro alla Scala de Milán, donde es aclamado en Locura de Orlando y Evocazioni, siempre de Milloss (1947), y más adelante en Mario y el mago (basado en el homónimo de Thomas Mann), con coreografía de Massine y dirección de Luchino Visconti (en 1955; también apareció en el filme posterior sobre el mismo argumento). Con Visconti también trabajó en el estreno milanés de la ópera La Vestale junto a Maria Callas y con coreografía de Alfredo Rodríguez (1954).

Pero en 1950, ya Dell'Ara había creado Carosello napoletano, el mayor éxito de la época en el teatro musical y que dio lugar al filme homónimo. Fue director del Ballet de la Scala entre 1952 y 1959, y de ahí pasó al Teatro San Carlo de Nápoles por tres años. También trabajó mucho en el Teatro La Fenice de Venecia y dirigió el Teatro Massimo de Palermo, donde funda la escuela de ballet junto a la que era entonces su mujer, la bailarina de la Scala Wanda Sciaccaluga. En 1955 funda, junto a Mario Porcile, el Festival de Nervi y una escuela con 300 discípulos en Génova. La primera revista mensual de danza de posguerra, Il Cigno (El Cisne), también fue creada por él junto al compositor y teórico musical Giampiero Tintori.

Se le considera descubridor del talento de bailarines como Carla Fracci, Vittorio Biagi y Paolo Bortoluzzi. Trabajó con grandes músicos contemporáneos como Bussotti (Fragmentations), Sciarrino (Capricci), Luciano Chailly (L'Urlo) o Donatoni (La lámpara), y con grandes pintores como Chirico, Carrà, Guttuso, Clereci y otros. En 1967 recibe el encargo en el Teatro Comunale de Florencia de reconstruir Excelsior, de Manzoni, y Dell'Ara hace su propia obra, que hoy sigue siendo el emblema del ballet milanés y con el que la compañía debutó en la Ópera de París hace apenas cinco años. Le sobreviven su hija y su compañera de las últimas décadas, la bailarina Taina Beryl.

Entre sus grandes creaciones está la resurrección del Baile de las Monjas de Roberto el Diablo (Meyerbeer), en Palermo, en 1966, y que ha tenido múltiples versionados; también hizo con Pier Luigi Pizzi, entonces un joven prometedor arquitecto en el Teatro Regio de Parma, Viaje de bodas, con música de Raffaele Gervasio. Creó también Notte egiziane (Prokófiev) en Milán, en 1971, y Laudes evangelii (Valentino Bucchi) en 1975, donde, en una de sus últimas intervenciones escénicas, hizo el papel de Cristo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 18 de enero de 2009