Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:TEATRO

Pequeña joya

Estrenada en la última edición de la Mostra de Alcoi, Moby Disc puede llamar a engaño en su título, pero se trata de una pequeña joya así como de cámara, donde dos personajes que en realidad no lo son transitan por el texto sugerido de Roberto García, fusionado con los artilugios de la grabación (y de la música) en directo que van entrando en los compases del espectáculo a la manera de una partitura musical, a la que se suma una proyección videográfica que viene a cerrar el círculo.

El texto de Roberto García circula con absoluta libertad por situaciones breves dichas o representadas por dos personajes que son a la vez muchos otros personajes, todo ello bajo la constante apelación al Moby Dick de Melville, que lo mismo funciona aquí como mito inalcanzable que como metáfora, y también como un cierto develador de una cotidianeidad encrespada y algo inane. Es cierto que a veces se pasa pelín de rosca, pero eso importa poco en la excelente impresión de conjunto. Alfred Picó tiene más que demostrado que sabe hacer cosas distintas a socarrarse, y aquí lo certifica una vez más, mientras que Esther López está sencillamente esplendorosa. Un trabajo pequeño en su formato y en su presencia escénica, pero grande en su ambición estética, cumplida en casi todos los pasajes de su en apariencia intrincado desarrollo, que el espectador no debería perderse. Y, además, te ríes con ganas ante tanta broma inteligente y desgarrada.

MOBY DISC

De Roberto García, por L'Horta Teatre. Intérpretes, Alfred Picó, Esther López. Vestuario, Joan Miquel Reig. Iluminación, Juan Pablo Mendiola. Espacio escénico, L'Horta Teatre. Espacio sonoro, Roberto García. Música, Juan Pablo Mendiola, Roberto García. Proyecciones, Arturo Mora. Dirección, Roberto García. L'Altre Espai. Valencia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 17 de enero de 2009