Madrugada a tiros en el centro de Madrid

Un negocio goloso para las bandas

Dos grupos pelean por el control de la seguridad en los locales de ocio

Los asesinatos en el club Heaven reflejan una tensión soterrada entre porteros que buscan dominar el dinero que se mueve en la noche madrileña. Hay un grupo español -los Miami- y otro de búlgaros paramilitares que cuenta con tipos duros de Europa del Este.

El agresor que causó la muerte a dos personas en Heaven estaría vinculado a los Miami, según la policía. Esta banda de matones destacó por controlar la seguridad y la venta de droga en discotecas de nivel medio-alto de Madrid. Alcanzaron la popularidad el año pasado a causa de la publicación en el semanario Interviú de una conversación telefónica de la actriz Ana García Obregón con su guardaespaldas.

Captada gracias a un pinchazo telefónico de la Guardia Civil durante la investigación de un asesinato, ella, supuestamente, pedía al guardaespaldas que los Miami dieran una paliza al presentador televisivo Jaime Cantizano. García Obregón, en su momento, dijo a este periódico que no recordaba haber tenido esa conversación ni haber dicho eso.

"Igual secuestran que controlan la droga en el local", dice un vigilante

Más información

Fuentes policiales, poco después, insistían en que los Miami habían dejado de estar activos como banda, y que sólo quedaba un grupo de supervivientes. "Aún hay gente de los Miami activa que lucha por mantener su negocio en discotecas", explica un portero de clubes de Ibiza y Valencia que ha tenido contacto con ellos en Madrid. "Igual secuestran, que controlan la droga en el local, que están en la puerta; y todo por el mismo precio", explica. Sin embargo, los vigilantes del Este han copado el mercado. "Tienen buena formación de boxeo, son muy eficaces, no montan ningún lío cuando pegan", explica otro empleado de seguridad. "Inicialmente, se introdujeron en el negocio con amenazas a los dueños, pero ahora tienen fama de resolver conflictos rápido y bien, y se les busca para trabajar". Los Miami, en cambio, "tienen fama de lo contrario".

Un antiguo instructor físico de porteros de discoteca indica que los del Este están bien pagados: "Unos 250 euros la noche, más del doble que lo normal". "Igual valen para un roto que para un descosido: cobro de dinero, droga, todo eso puede caber, pero hecho a conciencia".

Un miembro de la promotora que llevaba el club Heaven -organizadora de la fiesta de Año Nuevo en el Palacio de Deportes de la Comunidad de Madrid- explica: "El portero [fallecido] llevaba seis años con nosotros, y nunca vino nadie de los Miami a reclamar que les contratáramos como seguridad". "No sabemos por qué ese tipo disparó a nuestro jefe de puerta", insiste. Fuentes de la policía confirman la existencia de los dos bandos. "El 85% de los locales nocturnos tiene contratados a porteros profesionales, que se preocupan de que las cosas funcionen bien, pero luego están estos dos grupos que se dedican a la extorsión y a conseguir el mayor número de clientes para hacerse con toda la noche de la región", señalan las mismas fuentes.

"Algunos de los que contratan trabajan un día para un grupo y al día siguiente para los otros. Son como mercenarios de la seguridad nocturna", explicaron fuentes policiales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 12 de enero de 2009.

Lo más visto en...

Top 50