Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las protestas logran reducir el puerto deportivo de Cedeira

Portos limita en un tercio la superficie de la polémica marina

La nueva dársena deportiva de Cedeira será más pequeña de lo previsto inicialmente por la Consellería de Política Territorial con 278 puntos de amarre, 133 menos que los 411 proyectados hace dos años por Portos de Galicia. La pretensión de la Xunta de ubicar en una de las rías más pequeñas de Galicia el cuarto puerto deportivo de la comunidad -sólo por detrás de Sanxenxo, Sada y Ribadeo- sublevó a mariscadores, vecinos, ecologistas y al propio gobierno local de Cedeira, formado por la coalición PSdeG, BNG y Terra Galega. Todos consideraron "sobredimensionado" el proyecto de la Xunta para una ría de apenas un kilómetro de ancho que el pósito cedeirés aspira a convertir en breve en una reserva marina, copiando el modelo que ya funciona en Lira (Carnota), para preservar su riqueza pesquera y marisquera con el respaldo de la Consellería de Pesca.

Atendiendo a la avalancha de alegaciones presentadas por distintos colectivos a finales de 2007, el ente portuario autonómico accedió a modificar el proyecto original reduciendo hasta en un tercio las dimensiones de la dársena a fin de alcanzar mayor consenso social y minimizar el impacto constructivo. El nuevo diseño, notablemente más pequeño, ya ha recibido el visto bueno de la Consellería de Medio Ambiente. El pasado 19 de diciembre este departamento aprobó la declaración de impacto ambiental del proyecto.

"Tanto en la cofradía [con más de medio millar de socios] como en el ayuntamiento estamos francamente satisfechos" resume el alcalde socialista, José Luis Vergara. "Queríamos y queremos un puerto deportivo", añade, "pero lo queremos a nuestra medida, que encaje en nuestra ría". Tanto el municipio como el pósito alegaron que una dársena más amplia alteraría las corrientes de la ría afectando a la riqueza marisquera. No obstante, el regidor no oculta que el recorte del número de amarres disgusta a la empresa adjudicataria, una UTE ormada por Comercial Internacional y Bardera, SL. El alcalde insta ahora a la Xunta a que inice la obra "cuanto antes" porque supone "un gran salto" para esta localidad turística de la costa coruñesa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 13 de enero de 2009