Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Unai Sordo se pone al frente de CC OO con un respaldo del 84%

Afirma que ser un "sindicato nacional" no implica ser nacionalista

Unai Sordo fue elegido ayer secretario general de CC OO de Euskadi con el 84,32% de los delegados, durante el transcurso de un congreso que pasará a la historia de la organización como el de la unidad de todas las sensibilidades y el de la continuidad y centralidad en la acción sindical y política.

El informe del secretario saliente, Josu Onaindi fue aprobado con más del 91% de los delegados y Sordo recibió el mayor apoyo de los últimos 20 años, a pesar de ser el más joven de los secretarios generales que ha tenido el sindicato. Su candidatura fue avalada, sin ningún voto en contra, por 355 votos a favor, 64 en blanco y 2 nulos. Dirigirá una comisión ejecutiva de 25 miembros de los que 8 son mujeres y 7 nuevas incorporaciones. Esta comisión recibió un apoyo menor que el secretario, al ser respaldada por el 79,01%.

Sordo (Bilbao, 1972) utilizó su primer discurso ante los delegados para explicarles que "CC OO no tiene que dar saltos en el vacío". Con gran plomo para su juventud, este diplomado en Graduado Social por la UPV, aseguró que seguirá defendiendo un modelo de relaciones laborales basado en la centralidad, tanto en el ámbito de la negociación colectiva, como en lo político, transitando por la "centralidad sociológica de la Euskadi de hoy día".

En línea con la ponencia principal, con la trayectoria de Josu Onaindi y los dictados de la comisión ejecutiva, Sordo defendió "la transversalidad como clave para definir o redefinir el autogobierno vasco". El nuevo líder de la organización sindical explicó que esos son los valores que han calado ya en una sociedad "harta de debates estériles, que sólo provocan enfrentamiento, división y desmotivación en la gente".

El nuevo secretario general inició su carrera con Josu Onaindi, al asumir en junio de 2000, en el VII congreso, la Secretaría de Juventud, cargo que compatibilizó con tareas de organización en Vizcaya. En el siguiente congreso, en 2004, se convirtió en el responsable territorial de Vizcaya.

Tras la llegada de Ignacio Fernández Toxo y el reconocimiento más claro de las diferentes sensibilidades plurinacionales dentro de España, Sordo se refirió a CC OO de Euskadi como un sindicato "nacional". "Somos un sindicato nacional porque vivimos en un país con elementos culturales y subjetivos propios, y hemos sido punta de lanza incluso en la defensa de alguno de esos elementos culturales que definen nuestra cultura y diversidad, como es el euskera", dijo. Pero acto seguido aseguró que ser un sindicato nacional no significa ser un sindicato nacionalista, ni que se sienta "acomplejado" por los nacionalismos. CC OO, añadió, apuesta por marcos de negociación comunes que hagan efectiva la solidaridad, "pero eso no es incompatible con un Estado descentralizado con altas cotas de autogobierno, que exige al sindicato dar respuestas en todos los ámbitos".

Comisión Ejecutiva

Los miembros que repiten son: Unai Sordo, Felisa Piedra, Eduardo García, Loli García, Jesús Uzkudun, Mari Cruz Vicente, Alfonso Peraita, Jaime Gómez, Roberto Ortega, Iñaki Merino, Carlos Fernández, Pilar Ortega, Ana Uranga, Sabino Santolalla, José María García, Manu Casado, Angel Madrazo y Xavier Olabeaga. Los nuevos son: Pablo García, Carmen Sánchez, José María Sarasa, Elena Pérez, Mikel Vázquez, Susana Salinas y Javier López Irisarri.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 10 de enero de 2009

Más información