_
_
_
_

Trabajo obliga a parar una oficina de Correos por tener averiada la calefacción

La Inspección de Trabajo de Barcelona paralizó el jueves el centro de admisión masiva de Correos de la Zona Franca de Barcelona por las bajas temperaturas registradas en el recinto, que implican "un riesgo grave e inminente" para la seguridad y salud de los trabajadores, según confirmaron ayer fuentes del Departamento de Trabajo de la Generalitat.

El inspector de Trabajo acudió al centro ayer por la tarde y midió la temperatura del local, que en todas las dependencias era cercana o inferior a los 14 grados centígrados, por lo que determinó que no se podía trabajar en dicho centro mientras no se elevase la temperatura.

Los sindicatos CGT, UGT y SIPTE, junto con los 230 trabajadores del centro, habían decidido el jueves dejar de trabajar ante las bajas temperaturas y cursaron la petición urgente de que acudiera un inspector. Un grupo de trabajadores también se encerró en las instalaciones para protestar, según CGT.

Correos sostiene que reanudó la actividad sobre las dos de la tarde, una vez reparada la avería en el sistema de climatización. Este asunto no fue corroborado ni por el Departamento de Trabajo ni por por los sindicatos. Al contrario, sostuvieron que la falta de calefacción persistía y, por lo tanto, se mantenía la situación.

No obstante, tras comunicar que se han subsanado la anomalía, las empresas no requieren una autorización explícita para volver al trabajo.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_