Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:Ida de los octavos de la Copa del Rey

Golazos y sorpresa en El Ejido

El Polideportivo remonta y se gana el derecho a soñar con eliminar a un errático Espanyol

Las calamidades se le juntan al Espanyol, que perdió en El Ejido y amenaza con ser eliminado por un equipo de Segunda B. Encajó el primer gol tras un discutido penalti, cuando Pareja resbaló en el área y en su caída, sin mirar siquiera al jugador que centraba, tocó el balón con el brazo con el que aterrizaba sobre el césped. Fue el inicio del suplicio del Espanyol. Se había adelantado en el marcador pero el penalti, justo o injusto, vino a castigar la forma en que empezó a templar gaitas, bajando su intensidad, cediendo metros y perdiendo fácilmente la posesión, aspecto en el que ya no se había distinguido. Acto seguido encajó un segundo gol, un señor gol, en una jugada orquestada por Molina, seguida por Robles y rematada por Juli.

POLIDEPORTIVO EJIDO 3 - ESPANYOL 2

Polideportivo Ejido: Razak; Raúl Gaitán, Charpenet, R. Torres, Gomis; Robles, Rico (Chico, m. 68); Gregory, Nakor (Díaz, m. 79), Juli; y Molina (Cascón, m. 83). No utilizados: Valerio, López y Antoñito.

Espanyol: Kameni; Chica, Pareja, Torrejón, David García; Valdo, Moisés, Ángel, Nené (Román, m. 66); Luis García y Callejón (Jonathan, m. 76). No utilizados: Cristian, Lacruz y Dídac.

Árbitro: Rodríguez Santiago. Expulsó a Moisés por doble amonestación (m. 81). Amonestó a Gaitán, Valdo, Ángel, Pareja y Rico.

Goles: 0-1. M. 15. Moisés, de cabeza. 1-1. M. 51. Molina, de penalti. 2-1. M. 59. Juli remata cruzado. 2-2. M. 72. Román, de rosca. 3-2. M. 75. Chico, desde unos 35 metros.

Municipal Santo Domingo. Unos 6.000 espectadores.

Román, al que había recurrido Mané para arreglar el desaguisado, realizó una pequeña obra de arte y empató. Recibió el balón en el vértice del área, con un defensa pegado a él. Controló de primeras y le dio una rosca que se coló por la escuadra contraria tras superar a Razak. Pero no pasaron tres minutos cuando Chico empalmó desde unos 35 metros un zurdazo que se coló como una exhalación en la portería de Kameni. Otro golazo con el que el Poli se ganó el derecho a eliminar a un rival de Primera pero que lleva una dinámica negativa que no revierte pese a la llegada de Mané a su dirección técnica.

La mano del nuevo entrenador se nota en algunos detalles. El equipo intenta presionar más arriba. Eso lo notaron los centrales del Poli, exigidos por el revoloteo de Luis García y Callejón. Las jugadas a balón parado, y especialmente los córners, son otro de los aspectos que dan buenos réditos a los blanquiazules. En Bilbao marcó con un cabezazo de Moisés al primer palo y a la salida de un córner. En El Ejido se repitió la acción, aunque esta vez Moisés conectó el testarazo llegando por el centro del área. No valió para nada. El Espanyol jugó como un equipo menor y lo pagó muy caro.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 8 de enero de 2009