Una tropa heterogénea y plural

Las Fuerzas Armadas españolas son hoy tan heterogéneas y plurales como la sociedad a la que defienden. Su proceso de profesionalización no hubiera sido posible sin la incorporación de dos colectivos que tenían vedado el acceso: las mujeres y los extranjeros. Aunque acaba de cumplirse el 20º aniversario de su incorporación, las alrededor de 17.000 mujeres de uniforme representan el 13% del total, uno de los porcentajes más altos del mundo. Su presencia ha obligado a cambiar mentalidades, hasta el punto de que a la ley que regula el escalón más bajo del Ejército hubo que cambiarle el nombre inicial de Ley de Soldados y Marineros por el más neutro de Tropa y Marinería.

Respecto a los inmigrantes, especialmente latinoamericanos, a los que se abrió las puertas de los cuarteles en 2002, su porcentaje máximo está fijado en el 9%, pero superan el 30% de la tropa de unidades de combate como la Legión o la Brigada Paracaidista. Muchos de ellos se quedan en el Ejército tras hacerse españoles, pero mantienen sus señas de identidad culturales.

Más información

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 05 de enero de 2009.

Lo más visto en...

Top 50