Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cuatro asesinatos en dos reyertas, un parricidio y un tiroteo en Nochevieja

Un menor mató a su padre en Cádiz después de haber apuñalado a un joven

La Nochevieja de 2008 trajo cuatro muertes al año nuevo. Tres personas perecieron en sendas peleas en Irún (Guipúzcoa), Torrevieja (Alicante) y en un parricidio posterior a una reyerta en Puerto Serrano (Cádiz). Otra persona más perdió la vida en un ajuste de cuentas en la puerta de su casa en Mont-roig del Camp (Tarragona), horas antes de medianoche.

Una multitudinaria reyerta callejera entre dos grupos de jóvenes, uno procedente de países del Este y otro de latinoamericanos, acabó ayer en tragedia en Torrevieja (Alicante). Un joven de 21 años falleció, pasadas las nueve de la mañana, tras ser agredido con un arma blanca en la avenida de las Habaneras, refugio de una importante colonia de residentes extranjeros. Una mujer resultó herida grave. La Guardia Civil detuvo ayer a "varias personas" por su presunta relación con esta reyerta callejera, cuyo detonante se ignoraba anoche.

Un guardia civil falleció tras una pelea en una discoteca de Irún

En Irún, un guardia civil fuera de servicio, de 45 años y destinado en dicha localidad, falleció al amanecer como consecuencia de las heridas que le produjo un hombre de unos 30 años con múltiples antecedentes penales, durante una pelea en la discoteca Korus. La Ertzaintza detuvo ayer a las 21.15 al presunto agresor en un establecimiento hotelero de la localidad.

Además, la Guardia Civil detuvo en la mañana de ayer en Puerto Serrano a Jorge M. O., de 17 años, acusado de haber matado a su padre, Francisco M., de 41, tras asestarle varias puñaladas con un cuchillo de cocina a la entrada del domicilio familiar. El supuesto autor de las agresiones se escondió en casa de un familiar.

Los hechos ocurrieron a las siete de la mañana en la calle Pedro de la Fuente. Según fuentes de la investigación, Jorge M.O., junto a otros dos chicos, se propasó con una chica. El novio de ésta, de 27 años, les recriminó y fue apuñalado por la espalda. Media hora después, el menor, ensangrentado, llegó a su casa, donde empezó a discutir con su madre. El padre intentó interponerse, pero el menor agarró un cuchillo de cocina. Francisco M. no tuvo tiempo de salir de su casa. Justo en la puerta, su hijo le clavó el cuchillo en varias ocasiones. Una puñalada le atravesó el corazón.

En Tarragona, los asaltantes iban a por la víctima y no le dieron ni la oportunidad de ver el nuevo año. Un hombre de mediana edad fue abatido a tiros la noche de fin de año en los alrededores de su casa de Montroig del Camp, en Tarragona. Los Mossos d'Esquadra sospechan que el hombre, de nacionalidad extranjera, fue víctima de un ajuste de cuentas por parte de una banda de delincuentes con la que habría tenido algún desencuentro.

Los agentes del área de investigación de la policía autonómica en Tarragona intentan ahora localizar a los autores del crimen -se sospecha que en el asesinato actuaron, de forma coordinada, dos o más individuos- y están investigando posibles antecedentes penales de la víctima. La policía sospecha que se trata de un europeo del Este, aunque está pendiente de confirmar su nacionalidad.

La emboscada se produjo a las 21.00 en la calle Anubis, en una apartada urbanización del municipio tarragonés. La víctima recibió una lluvia de disparos; algunos de ellos impactaron en su cuerpo y le causaron la muerte instantánea. El juez encargado del caso ha decretado el secreto de sumario.

Con información de Ezequiel Moltó, Pedro Gorospe, Jesús García y Ana Huguet.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 2 de enero de 2009