Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

El Madrid, perdido en el mercado

El club choca con la UEFA en su intento por inscribir a sus fichajes de invierno tras fracasar con los de verano - Los dirigentes no encuentran al extremo que pide Juande

Carlos Bucero es un hombre hecho a sí mismo. Hace cuatro años, el adjunto a la dirección deportiva del Real Madrid, mano derecha de Pedja Mijatovic y principal actor del club en el mercado internacional, era el encargado de llevar a la escuela a los hijos de Guti o de ejercer de chófer de Mateja Kezman en el marco de los servicios que ofrecía la empresa del agente Zoran Vekic. Hoy, en el club le señalan como el principal estratega en materia deportiva, incluso por encima de Mijatovic, su valedor, al que adelanta en conocimientos jurídicos. Bucero asegura que es licenciado en Derecho. En su condición de jurista, es el que más sufre en estos días por lograr que la UEFA acepte la inscripción de Lassana, Lass, Diarra y Huntelaar en la Liga de Campeones merced a una lectura nueva de su reglamento restrictivo. De la interpretación que haga la UEFA del sinuoso artículo 17.18 (tan sólo se autoriza la inscripción de un jugador que ya haya disputado este curso uno de sus torneos) dependerá que el Madrid se haya gastado 20 millones de euros en Lass con alguna utilidad. Lo contrario será completar un ciclo de improvisación y despilfarro que se inició el pasado verano y amenaza con empujar a Bucero, a Mijatovic y al propio presidente, Ramón Calderón, hacia una crisis ingobernable.

"Las reglas no se pueden cambiar por una reclamación", dice el organismo europeo

Lass y Huntelaar fueron fichados durante el último mes con la convicción de que podían jugar la Champions. Así lo creía Calderón, que mandó reforzar el equipo para poder competir en el único torneo en el que quedan posibilidades de éxito. Sin embargo, y después de leer una información en el diario Marca, el presidente y sus ejecutivos no tardaron en descubrir que Lass, del que se creía que no había participado en competiciones europeas, jugó la previa de la Copa de la UEFA. Esto, a la luz del artículo 17.18, lo inhabilita para disputar la Liga de Campeones en compañía de Huntelaar.

Dicen en el Madrid que Calderón no se ha obcecado en buscar culpables desde que conoció la existencia del artículo 17.18. En estos días, el presidente se encuentra de vacaciones en la República Dominicana y sus asesores aseguran que no tomará ninguna decisión hasta que se haya disputado el partido contra el Villarreal del próximo domingo. De momento, Calderón digiere con dificultad una situación que le resta crédito ante los socios. Mientras tanto, sigue apoyando a Mijatovic, en quien ha renovado su confianza temporada tras temporada.

Ayer, un estratega del club explicó desde el hotel donde se encontraba de vacaciones que el Madrid iniciará "una batalla legal" para inscribir a sus dos jugadores en la Liga de Campeones antes de que venza el plazo, el 1 de febrero. "Remitiremos un escrito a la Comisión Ejecutiva de la UEFA aduciendo que el espíritu del reglamento pretende evitar que se adultere la competición. Y éste no es el caso porque el Madrid no jugará la Copa de la UEFA, sino la Champions", argumentó el dirigente, "y, como se sabe, ni Huntelaar ni Lass jugaron la Champions esta temporada". La empresa no será fácil. La UEFA se manifestó ayer a través de su portavoz, William Gaillard: "El artículo 17.18 es una norma clara. Las reglas no se pueden cambiar para satisfacer una reclamación particular".

Ante el creciente embrollo, los distintos sectores de la administración del Madrid han empezado a litigar entre sí. Ayer, fuentes de la dirección deportiva denunciaron a este periódico que los servicios jurídicos del club habían emitido un informe en el que daban el visto bueno a los fichajes negando cualquier limitación reglamentaria.

Los abogados del Madrid, sin embargo, niegan que Bucero o Mijatovic les solicitaran un estudio jurídico previo a los fichajes sobre las limitaciones que afectaban a Huntelaar y Lass.

Ni siquiera en el seno de la dirección deportiva la unidad es completa. "Pedja [Mijatovic] tiene una forma muy especial de trabajar", sentenció un técnico aludiendo a la incompetencia de su colega.

El descubrimiento del artículo 17.18 del reglamento de la UEFA ha trastocado los planes de la dirección deportiva al punto de que ayer sus integrantes le comunicaron a Juande Ramos, el nuevo entrenador, que será prácticamente imposible contratar al extremo diestro que pidió.

"Entre fichar a un futbolista que no está al nivel del Madrid y seguir con Palanca, preferimos inscribir a Palanca en la Champions", dijo un dirigente; "fichar jugadores de calidad en invierno es muy difícil".

10 millones al mes

Ramón Calderón cumplirá 30 meses al frente del Madrid la próxima semana. El presidente se ha jactado de dar libertad de acción a sus ejecutivos para operar en el mercado y elegir entrenador. De este modo, Pedja Mijatovic, el director deportivo; su brazo derecho, Carlos Bucero, y el director general ejecutivo, José Ángel Sánchez, han dirigido una inversión sin precedentes en la historia del fútbol, sólo comparable a la primera época de Roman Abramovich en el Chelsea. Desde julio de 2006 han gastado 293 millones de euros en fichar 20 jugadores. A un promedio de 10 millones al mes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 30 de diciembre de 2008

Más información