Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Basuras y pintadas invaden la estación de Arroyo del Fresno, aún sin inaugurar

Montañas de basura y pintadas en las paredes conforman la imagen de la estación de metro de Arroyo del Fresno, en la línea 7 (Pitis-Hospital del Henares), terminada desde hace años pero pendiente de su inauguración debido a las escasas edificaciones de la zona, en el distrito de Fuencarral-El Pardo.

Un portavoz de la Consejería de Transportes e Infraestructuras explicó que, cuando Mintra desarrolló el Plan General de Ampliación de esta línea del suburbano, dejó preparada esta estación puesto que el coste que supondría hacerla posteriormente, una vez concluido el trazado, sería más elevado. Es más, incluirla en el plan supuso una partida de dos millones de euros frente a los 300 millones que hubiese costado si no se hubiese tenido en cuenta en 1995, cuando comenzó su construcción.

Ahora, como está terminada pero no hay nada alrededor, los trenes transitan por la estación sin detenerse para continuar hacia Pitis al norte o hacia Lacoma al sur. Lo mismo ocurrió con las estaciones de la ampliación de Vallecas, en la línea 1, hasta que el barrio comenzó a estar habitado. Esta otra estación fantasma -como la popular parada de Chamberí, ahora convertida en museo-, además de estar llena de pintadas, tiene algunas de las escaleras mecánicas arrancadas, las lámparas de los andenes están por el suelo, faltan baldosas, e incluso el cuarto del personal carece de puerta y de cristales.

Aunque en el exterior las entradas a esta estación están tapiadas, los graffiteros y otros interesados en acceder al lugar, burlan la seguridad de las paradas cercanas y entran a través del túnel que conecta toda la línea. "Está prohibido andar por el túnel", indicó el portavoz, que aseguró que para ello hay vigilancia global y "se procura evitar este tipo de situaciones".

Preguntado por el precio que va a tener que pagar cuando quiera abrir esta estación, desde la Consejería aseguraron que "merece la pena" tenerla hecha aunque no se use y después se tenga que renovar, porque sale "más barato". "Está con pintadas y los recambios son unos cubrimientos más económicos", añadió el portavoz de la consejería.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 29 de diciembre de 2008