Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

La última tentación de Senna

El Manchester City se fija en el jugador, para el que la Premier supone un gran reto a sus 32 años, mientras el Villarreal espera la oferta

"He visto al nuevo Mauro Silva". Tal sentencia la comunicó, vía telefónica, José Manuel Llaneza, consejero delegado del Villarreal a su presidente, Fernando Roig, en uno de tantos viajes que la mano derecha de éste realiza por el continente suramericano en búsqueda de talentos a buen precio. Corría el verano de 2002 cuando Llaneza se fue a Brasil para fichar a Somalia, un delantero del Sâo Caetano. Y quedó prendado de Senna, un centrocampista con dotes de mando y gran capacidad de sacrificio. "Vi a un tipo que llevaba el equipo adelante, lo hacía todo bien y, además, quedaba libre", recuerda Llaneza. Roig confió plenamente en el criterio de su consejero delegado. El Villarreal apenas pagó 600.000 euros por los derechos de formación del jugador, que posee una cláusula de rescisión de 100 millones y, a sus 32 años, está siendo tentado por el Manchester City, el último millonario aterrizado al fútbol.

Han pasado más de seis años desde que Marcos Senna llegó al Villarreal. Y difícilmente imaginaría todo lo que le ha sucedido en este periodo de tiempo en el que ha sufrido y disfrutado lo peor y lo mejor de la profesión. Las dos primeras temporadas de Senna en el Villarreal fueron para olvidar. Dos lesiones de ligamentos le dejaron fuera de los terrenos de juego por mucho tiempo. Con 28 años, pocos confiaban en una feliz recuperación. Apenas se habían visto las cualidades que sobre él apuntó Llaneza. Sin embargo, dos años después, y conseguida la doble nacionalidad, Senna disputaba el Mundial de Alemania 2006 con España. Cuando ya muchos jugadores comienzan a pensar en su retirada, a Senna le llegó el punto más álgido de su carrera con la consecución en julio pasado de la Eurocopa, siendo uno de los baluartes en el éxito español.

En estos momentos, el Manchester City ha puesto sus ojos en este veterano pivote. En el encuentro ante el Barça disputado el pasado domingo, emisarios del club inglés estuvieron en El Madrigal observando las evoluciones de Senna y del portero Diego López. Ambos son, en teoría, junto a Cazorla y Rossi los intocables del Villarreal, que sostiene que no han recibido ninguna oferta oficial por ninguno de ellos. El club de Roig no vende. Lo comprobó el Madrid, que pretendió hacerse con los servicios de Santi Cazorla a finales de agosto. Roig dijo que ningún club le desmontaba su equipo a una semana de comenzar la Liga. Pero en la entidad castellonense estiman que en el equilibrio presupuestario radica la estabilidad económica.

En los últimos tiempos el Villarreal ha sabido llevar a la práctica tal axioma. Fichar barato, revalorizar el producto y vender a buen precio sin perder potencial deportivo han llevado a los amarillos a codearse con los elegidos del fútbol español y situarse por segunda vez en la Champions. Los ejemplos validan la teoría. Pepe Reina se marchó al Liverpool de Benítez por nueve millones de euros. El Villarreal lo compró por apenas tres millones al Barça incluyéndolo en la operación de Riquelme. Diego Forlán se hizo un nombre en el fútbol en el Villarreal, llegado del United por tres millones y traspasado en el verano de 2007 al Atlético por 24. El caso más llamativo ha sido el de Martín Cáceres, fichado dos campañas atrás por 1,5 millones por la mitad de su pase y, sin vestir de amarillo, traspasado al Barça por diez.

En el final de su carrera, Marcos Senna tiene la oportunidad de agarrar el contrato de su vida. Luis Aragonés, su valedor en la selección, quiso llevárselo al Fenerbahce. El hispano-brasileño se dejó querer y consiguió con ello mejorar y ampliar su contrato con el Villarreal hasta 2011. Ahora asoma el City. Desde Brasil, su representante, Ely Coimbra apunta que es cierto que semanas atrás preguntaron por la situación del jugador, pero desmienten las palabras de Senna sobre su interés de marcharse a la Premier reflejadas en la prensa inglesa. Al Villarreal no ha llegado aún la oferta. Si llega, se escuchará. Todo en la vida tiene un precio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 28 de diciembre de 2008