Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno reduce el 94% una vía de contratación de inmigrantes en origen

El contingente de trabajadores estables cae de 15.731 a 901 en sólo un año

Ya lo había advertido el ministro de Trabajo e Inmigración el pasado 3 de septiembre: la contratación de inmigrantes en el extranjero "se aproximará a cero". Tres meses y medio después del anuncio de Celestino Corbacho, el Gobierno y las Comunidades Autónomas han elaborado una propuesta de contingente de trabajadores estables para 2009 (el cupo de extranjeros que los empresarios españoles podrán contratar de forma colectiva y durante un período mínimo de 12 meses en sus países de origen) que reduce en un 94,3% el de 2008. La cifra de contratos permitidos ha pasado de 15.731 a 901 en sólo un año.

El correspondiente informe, que el Consejo de Ministros tiene previsto aprobar el próximo viernes, ha sido elaborado por la Secretaría de Estado de Inmigración y Emigración, que dirige Consuelo Rumí. Antes de ser presentado, ayer, ante el Consejo Superior de Política de Inmigración (organismo en el que se sientan el Gobierno y las Comunidades Autónomas) ya había sido avalado por el Servicio Público de Empleo (antiguo Inem) y por los sindicatos y los empresarios. No obstante, las comunidades del PP se abstuvieron de respaldarlo con su voto.

En tres meses, Trabajo ha cortado los accesos laborales a los extranjeros

Éste es el segundo tijeretazo que el Gobierno aplica a la contratación de inmigrantes desde que los termómetros de la economía comenzaron a descender. El primer recorte se produjo hace dos meses y medio, cuando el ministerio eliminó el 32,14% de las profesiones que aparecían en el Catálogo de Ocupaciones de Difícil Cobertura. Ese catálogo es una relación provincial de los empleos para los cuales los empresarios pueden contratar trabajadores en el exterior.

Aquel recorte del catálogo ha sido utilizado ahora para rebajar las pretensiones de algunas comunidades autónomas. El caso más espectacular es el protagonizado por Madrid, que pretendía contratar a 100 camareros y a 50 cocineros. El Servicio Público de Empleo ha respondido que en las listas de paro de la comunidad que gobierna Esperanza Aguirre hay camareros y cocineros más que suficientes para cubrir esa demanda. Por este motivo, el contingente de Madrid ha quedado reducido a cero.

Un caso parecido ha ocurrido en Cataluña. Esa comunidad solicitó 1.439 trabajadores y el Servicio Nacional de Empleo le echó abajo 576 solicitudes. De las 863 restantes (la mayoría de trabajadores del metal y de servicios), el representante de la Generalitat anunció, motu proprio, su intención de recortar otros 475, hasta dejar la cifra en 388.

Aún así, Cataluña es la comunidad que se ha quedado con la mayor porción del contingente. Además de ella, sólo ocho comunidades han sido autorizadas a contratar trabajadores en el extranjero: el País Vasco (230, la mayoría metalúrgicos), Galicia (140 pescadores y leñadores, sólo en Lugo), Extremadura (60, todos del sector de servicios), Castilla y León (34 metalúrgicos), Navarra (29, del sector servicios), Aragón (10 jefes de cocina), Cantabria (5 leñadores) y Ceuta (5, del sector servicios).

Otras cuatro comunidades han visto rechazadas sus peticiones, y seis más se han abstenido de solicitar trabajadores.

El Reglamento de la ley de Extranjería prevé que, tras su aprobación, el Gobierno puede modificar el contingente en función de las circunstancias.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 16 de diciembre de 2008