Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:XAVI HERNÁNDEZ | Centrocampista del Barcelona | Mañana, el gran clásico

"Guardiola nos ha dado orden defensivo"

El 18 de agosto de 1998, en Mallorca, Xavi Hernández apareció en la escena del fútbol español. Estaba de vacaciones y Van Gaal le reclamó para que debutara. Nacido en Terrasa en 1980, Xavi llegó al Barcelona con 11 años y está rompiendo todos los récords. Fue, en su momento, heredero natural de Guardiola cuando el noi de Santpedor se fue a Brescia. Esperando al Madrid, Xavi vive el momento más dulce de su carrera: reconocido como el mejor jugador de la Eurocopa pasada y quinto en la clasificación del último Balón de Oro, acumula un palmarés impresionante: un Mundial Sub-20, la última Eurocopa y una Medalla de Plata en los Juegos de Sidney 2000 con la selección española, además de una Copa de Europa, tres Ligas y dos Supercopas con el Barcelona, con el que ha pactado ya la renovación de su contrato hasta el 2014.

"El que dijo que Pep no tenía experiencia se puede colgar de un campanario"

"Juande dará orden al Madrid. Antes estaban un poco desperdigados por el campo"

"Me da y me quita el equipo. Mi juego necesita socios, sin ellos no tiene sentido"

"Nuestro fútbol no es casualidad, es fruto de lo que aprendió Pep y de mucho trabajo"

Pregunta. Estará orgulloso...

Respuesta. Bueno, juego en el Barça y he ganado seis títulos. A veces creo que pocos, pero me tocó vivir la travesía del desierto, aquellos años desastrosos a nivel social... y se me jodió el currículum.

P. ¿Me explica su secreto?

R. La ilusión por jugar a fútbol, el talento que me ha dado Dios nuestro señor... ¡yo que sé! Sinceramente, a mí me da y me quita el equipo. Mi juego necesita socios. No soy nadie si uno no me tira el desmarque, el otro no se me ofrece en corto... Sin compañeros mi fútbol no tiene sentido. Y como tengo a los mejores, mi juego cobra dimensión. Yo puedo dar la vueltita, pero si no encuentro pase, ¿de qué me sirve?

P. ¿Dónde lo aprendió?

R. En el Barça. Me dijeron que si jugaba en el medio no podía perder la pelota y como soy un tipo muy responsable, aprendí a guardarla. Y me gusta. A mí lo que más me gusta del fútbol es tener la pelota. O que la tenga un compañero. Yo disfruto cuando tocamos el balón, pim, pam, pum, triángulo, una pared...

R. O sea, el fútbol de España en la Eurocopa.

R. O sea, el fútbol de Cruyff. Bueno, no digo que sea el fútbol que sólo le gusta a Cruyff, pero yo lo aprendí de él. Él llenó el centro del campo de gente, de triángulos, de toque, de apoyo, de posición. Lo de mirar antes de recibir me lo enseñaron en el Barça. Sólo soy un alumno de la escuela del Barça, nada más.

P. Y no era el bueno.

R. El bueno era Mario Rosas, era el mejor de mi generación. Junto a Iván De la Peña... No, rectifico, era mejor que Iván, Mario es el mejor futbolista que he visto en la cantera. Llegó, pero no se asentó. Es que no es fácil. Yo he tenido suerte y cuando pienso en él, más convencido estoy de eso. Ahora juega en el Castellón y se ha ganado la vida con esto, pero por nivel tendría que estar aquí. Pero el fútbol no es tan fácil.

P. Lo parece viéndole jugar.

R. Pues no, dependes de muchas circunstancias. Mira, te pondré un ejemplo.

P. Ponga, ponga...

R. Estoy harto de que me pregunten por la goleada, por si hay un pacto para no meterle cinco al Madrid... Primero le ganamos y luego ya veremos. ¡Por favor! ¿Qué se creen, que meterle cuatro al Valencia es fácil? Un respeto, que viene el Madrid, ¡hombre! Está de más hablar de una goleada. De lo que se trata es de ganar, por los puntos, porque es el Madrid.

P. Viéndoles jugar es lógico que la gente se ilusione.

R. Me parece muy bien, pero que no se equivoque nadie. Se trata de ganarles y a partir de ahí ya hablaremos. Parece que venga la Peña Bufanda. El año pasado el Madrid nos ganó los dos partidos.

P. En el Bernabéu hubo pasillo y después les dieron un meneo. Terminó expulsado.

R. ¡No me lo recuerde! ¡Vaya tarde! Lo pasé muy mal, nos llegaban por todos sitios y nosotros estábamos desquiciados. Acabábamos de perder la Liga y aquel día se confirmó que era el momento de pasar página.

P. El Madrid lo acaba de hacer e Iker puede ser suplente.

R. No se crea nada, jugará. No tiene sentido planteárselo siquiera. ¡Cómo no va a jugar Iker! Es como dudar de Raúl. ¡Menuda tontería! Un respeto a Raúl, es el futbolista más grande de la historia del fútbol español. Sigue siendo el referente del Madrid, porque tira del carro más que nadie.

P. La llegada de Juande, ¿perjudica al Barcelona?

R. Juande les dará orden, estaban un poco desperdigados por el campo. El Madrid dominaba poco los partidos pero tenía mucha pegada. Nosotros jugamos mucho más como equipo que ellos.

P. ¿El Barça juega mejor sin pelota que el Madrid?

R. Puede ser. Sin pelota se ha de jugar siempre. Para empezar, porque si la tienen ellos hay que quitársela. Y si la tenemos, sólo la tiene un jugador, así que es básico que el resto de los jugadores esté siempre en la posición, abriendo el campo, ofreciéndose al pase para que la pelota circule o para abrir espacios, como hizo el otro día Messi contra el Valencia. En la posición Van Gaal insistía mucho, con razón.

P. ¿Qué les ha dado Guardiola?

R. No sabe cómo estoy disfrutando con él de entrenador. Igual me equivoco, pero lo más importante que ha dado al equipo es el orden que nos faltaba.

P. ¿En el vestuario o el campo?

R. Orden defensivo. En el repliegue, los córners, los saques.

P. ¿Saques de banda?

R. Claro. Cada vez que el rival saca, todos tenemos una misión y de ahí no salimos. Este Barça está muy trabajado, no es casualidad. No sabe cómo es Pep de currante. Controla todas las situaciones del juego, muy especialmente las defensivas. Y debe ser así, porque tal y como está el patio, a la que te descuidas el rival te la lía. Por eso casi no nos hacen ocasiones y creamos tantas. Nuestro fútbol no es una casualidad, es consecuencia de la idea que aprendió Pep en La Masia y de mucho trabajo.

P. Es muy fácil decir eso cuando juegas con Messi, Eto'o...

R. El talento es imprescindible y marca las diferencias, pero este equipo tiene tanto orden como talento. Si no, malo.

P. Igual eso es lo que le falta al Madrid, orden.

R. No lo sé y tampoco me importa mucho. A mí lo que me preocupa es que el Barcelona esté bien. De eso nos tenemos que preocupar, de seguir trabajando, ser humildes, prudentes y saber que las cosas cuestan, no te las regalan. Como nos subamos a la nube, cagada. No nos olvidemos, por muy buenas que sean las sensaciones, no hemos ganado nada. De ganar no te cansas, pero perder te vuelve loco. Se te quitan las ganas de ir a entrenarte, ves que no sale nada. Cuando va bien llegas antes al campo. Y este cambio se ha dado en el equipo.

P. ¿Mérito del entrenador o hay algo más?

R. El vestuario se ha sentido a gusto con este entrenador. Pep tiene mucho mérito. El que dijo que no tenía experiencia ya se puede colgar de un campanario. No sabe lo que es. Cuando nosotros vamos, él ha vuelto. Se ha pasado 12 años aquí y es inteligente. Bueno, eso es lo primero, porque si no fuera tan listo... Otros han estado 15 y no se han enterado de nada. Él es como una esponja: y ahora es como si estuviera soltando encima de este equipo toda el agua que tenía acumulada.

P. A usted le grita mucho, ¿no?

R. No, no me ha pegado ni una bronca. Bueno, durante los partidos sí me dice muchas cosas, porque me avisa. Que si su pivote pierde la posición, que avise a éste de no sé qué... ¿Sabe qué pasa? Que Pep y yo vemos el fútbol con los mismos ojos. Tenemos una sintonía brutal.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 12 de diciembre de 2008