Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"Disfrutaré de la segunda oportunidad de mi vida"

Severiano Ballesteros abandona el hospital con un alta temporal

Al cabo de 66 días y tras cuatro intervenciones quirúrgicas, Severiano Ballesteros ha abandonado el hospital de La Paz para disfrutar de un alta temporal. El ex golfista, aquejado de un tumor cerebral, que fue extirpado primero parcialmente y después en su totalidad, está en pleno proceso de rehabilitación y regresará dentro de unos días al centro médico madrileño para seguir con el tratamiento.

Ayer, Ballesteros, de 51 años, hizo sus primeras declaraciones, mediante un comunicado, desde que fue operado por primera vez. En ellas da las gracias a los médicos, cirujanos y demás personal de La Paz. Ballesteros, que se disculpa porque a veces fue "un enfermo un poco rebelde", destaca "la eficacia y humanidad de los neurocirujanos". "Gracias a ellos, podré jugar el mulligan [en el golf, segunda oportunidad] de mi vida, que espero y deseo disfrutar al máximo".

También recuerda Ballesteros a sus familiares -hijos, sobrinos, hermanos y cuñadas- y, dirigiéndose a otros enfermos que padecen una enfermedad como la suya, "o peor", también explica que la clave de una recuperación en la que muy pocos creían hay que buscarla en la fortaleza mental. "Cuando se lucha con fe y perseverancia, podemos salvar cuantos obstáculos encontramos en nuestra vida", escribe en su página web el ganador de cinco grandes, el mejor golfista europeo de la historia y uno de los mejores del mundo; "nuestra mente es muy fuerte, más de lo que podemos imaginar. Al igual que siempre hice en mi carrera profesional, la visualización del éxito en cualquier aspecto de la vida ayuda a conseguir los objetivos que nos marquemos por muy imposibles que parezcan. Si creemos en nosotros mismos, podremos alcanzar metas que jamás imaginamos. Continuaré creyendo y pensando positivamente para derrotar a la enfermedad que me ha tocado vivir".

Termina Ballesteros deseando felices fiestas a tantos como se han preocupado por él a través de miles de mensajes de apoyo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 10 de diciembre de 2008