Martinsa tenía 2.000 operaciones sin contabilizar cuando suspendió pagos

La inmobiliaria alega que existían discrepancias con los acreedores

Martinsa-Fadesa realizó al menos 2.000 transacciones y operaciones de todo tipo que no han sido recogidas en su contabilidad. A la revalorización desmesurada de sus activos, que le llevó a apuntar en sus cuentas incrementos de hasta el 19.000%, la inmobiliaria presidida por Fernando Martín suma irregularidades que afectan de lleno a sus cuentas. Tantas, que los administradores concursales se declaran incapaces de estimarlas en su totalidad.

Antonia Magdaleno (Broseta Abogados), Ángel Martin Torres (en nombre de la CNMV) y Antonio Moreno (por Bankinter) señalan que algunas de estas operaciones han sido recogidas en fecha posterior a la declaración del concurso, el pasado mes de julio, "pero un buen número aún no han sido registradas", por lo que podrían alterar sensiblemente la estructura del patrimonio neto de la compañía, valorado ahora en tan sólo 181 millones de euros.

La empresa vulneró la ley al no entregar a los clientes avales obligatorios

Más información

La compañía anotaba en sus registros una gran cantidad de clientes de forma genérica, que no pueden ser identificados en la actualidad. Muchos de esos propietarios, según los administradores, aparecen recogidos en las cuentas de la inmobiliaria como clientes de promociones en una partida denominada "oficina central", en alusión a la sede de Martinsa, "sin que la compañía haya sabido realizar una adecuada identificación". También figuran clientes sin ningún documento de identidad asignable, lo que "ha impedido su clasificación".

En el informe consta la versión de los propios gestores de la inmobiliaria, que mantienen que "se trata de operaciones en las que existe discrepancia con el acreedor". Pero es que tampoco se ha podido justificar, dicen los administradores concursales, la recepción de documento alguno que dejara constancia escrita de tales desacuerdos.

Los administradores también dejan claro en su informe que Martinsa-Fadesa vulneró la ley de forma reiterada al no firmar y entregar avales bancarios por las cantidades a cuenta que le adelantaban los compradores de viviendas. Lo hizo, al menos, en 1.955 casos, lo que supone que no hizo frente a obligaciones por importe de 64,8 millones de euros. Ha sido tal el cúmulo de desajustes contables que, a petición de los propios peritos judiciales, Martinsa procedió en octubre a la contratación de personal externo "para poner al día los registros y regularizar los centenares de apuntes pendientes de contabilizar, correspondientes a los meses de junio y anteriores", según detallan en el informe. De hecho, en las solicitudes de reconocimiento de créditos que los acreedores han dirigido al Juzgado de lo Mercantil número uno de A Coruña, en un porcentaje superior al 70% las cifras comunicadas no coinciden con los datos de la contabilidad.

Por otro lado, los administradores aclaran que, aunque no coincidan con la contabilidad que manejan, buena parte de las reclamaciones de proveedores que ahora se producen no tienen por qué alterar la estructura de los costes de Martinsa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 08 de diciembre de 2008.

Debido a las excepcionales circunstancias, EL PAÍS está ofreciendo gratuitamente todos sus contenidos digitales. La información relativa al coronavirus seguirá en abierto mientras persista la gravedad de la crisis.

Decenas de periodistas trabajan sin descanso para llevarte la cobertura más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo puedes hacerlo aquí por 1 euro el primer mes (a partir de junio 10 euros). Suscríbete a los hechos.

Suscríbete
Lo más visto en...Top 50