Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
La guerra sucia contra el terrorismo

El PP huye del asunto y culpa al PSOE

Como es habitual cada vez que aparece algo relacionado con el Gobierno de José María Aznar, del que Mariano Rajoy era vicepresidente, la dirección del PP optó ayer por echar balones fuera. El líder, reunido con su dirección como cada lunes, ordenó no hacer ni una mención al pacto secreto entre Aznar y Bush y tratar de centrar la polémica en el origen de la noticia, que el PP achaca al ministro de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos.

Soraya Sáenz de Santamaría, portavoz parlamentaria, cuya mano derecha es Federico Trillo, ministro de Defensa cuando se produjo el pacto, aseguró que no conoce el informe ni sabe si es veraz.

Más clara fue la secretaria general del partido, María Dolores de Cospedal. Aseguró que no había hablado con Trillo de este asunto -el ex ministro no ha ofrecido ninguna explicación pública- y acusó a Moratinos de haber filtrado el informe publicado el pasado domingo por EL PAÍS, lo que supondría una "tremenda irresponsabilidad y falta de fiabilidad", ya que a su juicio ese documento afecta a la seguridad nacional. "Es algo que no pasa en ningún país avanzado o no avanzado", aseguró.

Pese a ello, De Cospedal anunció que pedirá la comparecencia de Moratinos en el Congreso para que informe de "todo lo que sabe sobre este asunto, teniendo en cuenta que estos acontecimientos se han producido también de manera importante con el Gobierno actual".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 2 de diciembre de 2008