Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bruno Figueras deja la presidencia de Construmat

Su empresa, Habitat, está en proceso concursal

El presidente de la inmobiliaria catalana Habitat, Bruno Figueras, ha decidido dejar la presidencia del Salón Internacional de la Construcción Construmat, el mayor salón del sector en España y el tercero en Europa. Según fuentes cercanas al empresario, Figueras ha acordado con la Fira de Barcelona ceder su lugar a otro empresario a causa de la crisis de Habitat, que el viernes solicitó el concurso de acreedores (antigua suspensión de pagos) con un pasivo de 2.300 millones de euros.

Estas fuentes aclararon que, en realidad, Figueras no será nombrado presidente. El salón se celebra cada dos años. Tras el salón, el presidente cesa y luego se produce otro nombramiento. Tradicionalmente, a no ser que se pacte lo contrario, el presidente del último salón es reelegido. Pero ambas partes consideraron que no es adecuado que el responsable de Construmat sea el presidente de una compañía que está en proceso concursal. La deuda de Habitat, de 2.300 millones, ha acabado por ahogar la compañía, salvada in extremis en febrero pasado por unos bancos que ahora han rechazado más prórrogas.

Figueras asumió la presidencia del salón en 2001. Desde entonces hasta 2007 no hizo más que expandirse, de forma que la superficie se incrementó el 25% y el volumen de empresas aumentó el 45%, hasta los 2.370 expositores. Figueras, además, impulsó el espacio dedicado a la construcción sostenible. "Esperemos que pronto llegue el día en que todo Construmat sea sostenible", decía Figueras.

Tras la refinanciación de la deuda el pasado mes de febrero, el empresario pensó en seguir al frente al salón. Sin embargo, el proceso concursal lo ha hecho cambiar de opinión. La Fira deberá elegir ahora al nuevo presidente del salón.

Las perspectivas para la próxima edición de Construmat, prevista para la primavera de 2009, son poco halagüeñas. El sector prevé una caída de la ocupación debido a la crisis y al cierre de muchas empresas vinculadas al sector, como las dedicadas al cristal y a la cerámica.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 30 de noviembre de 2008