_
_
_
_
_
Reportaje:MÚSICA | Discos

El Hombre Delgado enreda la madeja

Tres en uno: una novela, un disco y un catálogo de arte, eso es lo que ofrece El Hombre Delgado en su segundo trabajo, el atractivo disco-libro Y los desastres cotidianos. Pero ya fue así en su anterior obra, una pieza que sorprendió tanto como para que un informativo nacional la considerara noticia de cierre. De aquella experiencia, la del telediario, Fidel Moreno -el artista que se esconde detrás de El Hombre Delgado- saca material con el que arrancar la novela que acompaña a esta nueva entrega.

Pero vayamos por partes, este sevillano de Huelva (allí nació en 1976), que se estrenó musicalmente en 2002 con el dúo La Lengua Suelta, compone y canta con buena inspiración y mejor letra cual cantautor pop -por popular y por actual-. Licenciado en Humanidades, también escribe prosa. Así que cuando tuvo la oportunidad de grabar el estreno de El Hombre Delgado, ante la nada remota posibilidad de que aquello fuera debut y despedida, pensó que no estaría de más aprovechar a fondo la coyuntura y adjuntar con el cedé una novela que girara alrededor de aquellas canciones. Convocó a diversos artistas plásticos -pintores, dibujantes, fotógrafos- para que interpretaran visualmente cada una de las canciones. Todo aquello acabó agrupado en un coqueto disco-libro y, además, se transformó en exposición. El Hombre Delgado acababa de salir a la luz.

Más información
'No pasa nada', de El hombre delgado y los desastres naturales

Ahora, en Y los desastres naturales, Fidel Moreno repite concepto y enreda más la madeja al transformar al propio Hombre Delgado en protagonista de una novela narrada a dos voces, en la que se unen ficción y realidad. "Es ficción realista", apunta Moreno, "parto de una experiencia propia completamente transformada". En todo caso, quien afirma tratar "el mundo de la precariedad contemporánea" quiere que "las canciones se defiendan solas, y la novela, lo mismo", aunque ambas sean complementarias y confiese que primero nacen las canciones, luego la novela y, en paralelo, entrega las composiciones para que los diferentes artistas plásticos las pongan en imágenes: "Me gusta que se rompan las fronteras entre arte culto y arte popular".

Asegura que no es difícil hilvanar una historia inspirada por las canciones, ya que éstas, "más o menos, hablan de lo mismo; en todas las tradiciones, la mayoría de las canciones habla de amor. Las canciones nos sirven como máquina de reflexión sentimental. Muchas veces, para saber cómo nos encontramos necesitamos escuchar una canción y averiguar si estamos tristes, dolidos, contrariados, rabiosos...". Así que la novela retrata "un amor de los de hoy día". -

El Hombre Delgado y los desastres naturales. El Comediante en Jefe / Karonte.

El Hombre Delgado, en una imagen de promoción.
El Hombre Delgado, en una imagen de promoción.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_