Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:Copa de la UEFA

Goleada sin Villa

El Valencia descubre la excelencia en ataque con tres mediocentros

El Valencia sabe fabricar goles sin Villa, ayer en el banquillo. Y sin Silva, cuyo último pase echaban de menos los de Emery, espesos al ataque el último mes. El equipo sorteó ayer pocos balones. Y aprendió que el juego vertical, y el zig-zag que dibujó la pelota en numerosas ocasiones, termina por ser la salida más fácil. La menos arriesgada. Aunque el camino es más largo.

Insistió el técnico con tres mediocentros. Un trivote, con Albelda y Fernandes barriendo el peligro rival, que aportaba mayor seguridad en defensa. Hasta ayer. Frente al Rosenborg, que tocó y tocó, atrevido, aunque con menor calidad en su plantilla, los de Emery encontraron también una pista de baile en el área contraria. Llegaron balones por la izquierda, rasitos, bombeados, por el centro, a los espacios. Así se logró el gol. Con paciencia. Como los otros tres.

ROSENBORG 0 - VALENCIA 4

Rosenborg: Jarstein; Lustig (Basma, m. 85), Demidov, Lago, Dorsin; Skjelbred, Strand (Traore, m. 70), Tettey; Pelu (Jamftall, m. 64), Iversen y Konan Ya. No utilizados: Næss; Nordvik, Storflor y Aas.

Valencia: Renan; Miguel, Marchena, Albiol, Del Horno; Albelda (Maduro, m. 79); Pablo, Fernandes (Baraja, m. 59), Edu, Mata (Joaquín, m. 46); y Morientes. No utilizados: Guaita; Jaume, Alexis, Maduro y Villa.

Goles: 0-1. M. 22. Mata, de cabeza, a pase de Edu. 0-2. M. 76. Pablo, por la escuadra. 0-3. M. 87. Baraja. 0-4. M. 89. Joaquín.

Árbitro: Bernie Rymond (Holanda). No hubo amonestaciones.

15.000 espectadores en Lerkendal Stadium.

Y reafirmó el Valencia su confianza en Mata, que ya marca hasta de cabeza. Ni se lo creía. Y descubrió que Pablo es un excelente suplente de Joaquín. Atento en defensa, fino al regate con ambas piernas. Con gol. Y la elegancia de Edu sobró, por vez primera, para superar sus limitaciones físicas. La defensa desarticuló a Iversen, autor de dos tantos en Mestalla en 2007. No así a Konan Ya, que hizo sudar a Miguel, pese a las gélidas temperaturas. Pero Baraja puso el tercero. Y Joaquín, el cuarto, gracias al señorío de Morientes, que le cedió el gol.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 28 de noviembre de 2008