Reportaje:

El cómic como testimonio de la memoria

El Salón de Madrid apuesta este año por temas autobiográficos

Aquel joven neoyorquino estaba convencido de que el cómic podía llegar a ser un arte. Y así se lo hizo saber a sus colegas dibujantes. Pero eran los años cuarenta y, claro, aquello sonó a chino. "¡Y una mierda, chaval! Eres un artista de vodevil al igual que el resto de nosotros, simple y puro vodevil. ¡Nunca lo olvides!", le espetó un veterano caricaturista. El caso es que aquel muchacho era Will Eisner (1917-2005), que no sólo no le hizo caso, sino que creó The Spirit, una serie publicada entre 1940 y 1952 que sentó las bases del lenguaje del cómic contemporáneo, según recoge la biografía Will Eisner. El espíritu de una vida (Norma), de Bob Andelman.

Ocho de aquellas páginas fundacionales se exponen a partir de hoy y hasta el 30 de noviembre en el XI Expocómic, el Salón del Cómic Internacional de Madrid, en la Casa de Campo.

Más información

También hay otros autores que crean historias nutriéndose de su autobiografía. Como la estadounidense Miriam Katin, que revela en Por nuestra cuenta su propia huida del genocidio judío en Hungría durante la II Guerra Mundial. O Carlos Giménez y su serie de álbumes sobre su infancia en los hogares de Auxilio Social (Paracuellos) y su adolescencia (Barrio). "Reunimos autores que abordan cuestiones sociales, pero a veces cuesta que el público se interese", señaló ayer el director de Expocómic, Emilio Gonzalo. "Es necesario sacar el cómic de las tiendas especializadas y llevarlo a los quioscos para que llegue al gran público", añadió Giménez.

Giménez representa una vertiente del cómic español de planteamiento adulto, en la que se incluye, por ejemplo, el álbum Arrugas, de Paco Roca, flamante Premio Nacional del Cómic 2008. El salón incluye a las firmas habituales del género superheroico (Howard Chaykin, Carlos Pacheco, Pasqual Ferry, David Aja) y a creadores como Carlos Ezquerra (Juez Dredd), Jordi Bernet (Torpedo), Alfonso Azpiri (Mot) y Miguel Brieva (Dinero). El programa se completa con una jornada de manga y un combate de lucha libre mexicana con los enmascarados El hijo del Santo y Blue Demon.

Expocómic. 27-30 de noviembre. Palacio de Convenciones (Casa de Campo, Madrid). Entrada: 5 euros (abono de cuatro días: 12 euros).

Una página del cómic <i>Por nuestra cuenta, </i>de Miriam Katin.
Una página del cómic <i>Por nuestra cuenta, </i>de Miriam Katin.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 26 de noviembre de 2008.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50