Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

"Las cifras cantan"

Duran Lleida pide a políticos valencianos y catalanes que imiten a sus empresarios

Josep Antoni Duran Lleida fue recibido casi como una estrella de rock por los medios de comunicación ayer en Valencia. Es posible que el secretario general de CiU no esté muy acostumbrado a levantar tanta expectación, pero tampoco es muy normal que un líder nacionalista catalán sea invitado por la Asociación Valenciana de Empresarios (AVE), el gran lobby empresarial autonómico, para hablar de la crisis y de los desafíos comunes que afrontan ambas comunidades. Es hora de superar "problemas artificiales porque las cifras cantan", dijo el líder de Unió.

El presidente de AVE, Francisco Pons, había recordado antes el grado de interrelación económica: Cataluña es el principal cliente de la Comunidad Valenciana, y a la inversa; el comercio entre ambas regiones mueve cerca de 16.000 millones de euros al año; y sumadas representan el 37,4% de la cifra de negocio industrial en España. Quizá para evitar lecturas erróneas, Pons amplió el radio geográfico al destacar que Madrid, Cataluña y la Comunidad Valenciana reúnen el 46% del PIB español.

Cada una de las dos comunidades tiene como primer cliente a la otra

Ambos territorios comercian por valor de 16.000 millones al año

Duran pidió a los políticos que tomen nota de la sintonía alcanzada por AVE y el Círculo de Economía. Ambas entidades han consolidado un encuentro que celebran un año en Valencia y otro en Barcelona. "La situación institucional es muy mejorable", siguió, "los empresarios van por delante de los políticos".

El portavoz de CiU en el Congreso identificó los temas que, en su opinión, requieren un "frente común": el déficit de infraestructuras (sobre todo las conexiones ferroviarias para personas y mercancías); las balanzas fiscales (ambas son contribuyentes netas); y la creación de una entidad suprarregional en el marco de la Unión Europea.

Pons, que expresó su alegría por la elección de Barcelona como sede de la Unión del Mediterráneo, señaló también algunas "cuestiones a solucionar": el déficit comercial valenciano en el intercambio con Cataluña alcanza los 4.000 o 4.500 millones de euros, afirmó. Y entre los temas que pensaban tratar durante el almuerzo, el presidente de AVE citó el trasvase del Ebro y el del Ródano.

Ninguno de los dos mencionó, en sus intervenciones en un hotel de Valencia, el viejo conflicto lingüístico. Duran se expresó en catalán salvo cuando los periodistas le formulaban preguntas en castellano. Una de ellas apuntaba a la posible entrada de la petrolera rusa Lukoil en Repsol adquiriendo las participaciones de Sacyr y quizá también de La Caixa. El secretario general de Unió pidió "prudencia" a los responsables políticos a la hora de opinar sobre la operación, restó importancia a la nacionalidad de la compradora, consideró que el centro de decisión debería seguir en España, y consideró que la gran cuestión es si Lukoil está dispuesta a poner dinero o sólo a asumir la deuda que Sacyr contrajo en su día para entrar en Repsol.

Volviendo al tema de la reunión, Duran hizo autocrítica: "Los políticos catalanes venimos poco a Valencia, y cuando lo hacemos no siempre venimos en condiciones". Pons se despidió anunciando que el próximo invitado de AVE será Marcelino Iglesias, presidente de Aragón.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 25 de noviembre de 2008