La bronca del PP en Alicante llega a la descalificación personal

La dirección nacional del partido intervendrá para garantizar el juego limpio

Guerra abierta y cruce de descalificaciones en el PP de Alicante. Las tensiones entre los campistas y zaplanistas aumentan día a día, y llegan al plano personal. La elección de una nueva dirección provincial prevista para el próximo 14 de diciembre en Orihuela ha obligado a la dirección nacional del PP a intervenir para garantizar "juego limpio" y anuncia que supervisará todo el proceso.

De momento, según el resultado de la elección de compromisarios en las asambleas celebradas en las diferentes ciudades los dos candidatos, José Joaquín Ripoll, zaplanista y actual presidente provincial, y Manuel Pérez Fenoll, campista y alcalde de Benidorm, están casi empatados en número de delegados. Ripoll tiene 186 y Fenoll 185. El empate se romperá el próximo lunes 24 cuando se elijan los 11 compromisarios de Sant Joan, en una votación convocada por la dirección regional del PP ante la negativa del comité organizador del congreso a dar validez a una candidatura alternativa a la de Ripoll. De los 1.120 compromisarios que elegirán al nuevo presidente provincial del PP, 896 son electos (382 escogidos en asamblea) y el resto son alcaldes y concejales que no se ha sometido a votación. En éstos está la clave del congreso. Los afines a Ripoll confían y aseguran contar con el apoyo de más de 700 compromisarios, ya que muchos han avalado al presidente de la Diputación. Sin embargo, los campistas están presionando a los cargos públicos y confían en el "voto oculto" para hacerse con el control del PP en el último reducto zaplanista. "La victoria es inminente, Camps hará las listas pase lo que pase y tiene la sartén por el mango", aseguran los campistas.

Un alcalde acusa a Ripoll de "dictador" y tener "guardia pretoriana"

Ante este panorama el tono de las declaraciones sube por momentos. El alcalde de La Nucia, Bernabé Cano, que consigue un respaldo electoral del 80% de los votos para el PP, acusó ayer abiertamente a José Joaquín Ripoll, presidente de la Diputación de la que él es diputado de Deportes, de gobernar "de forma totalmente dictatorial", de "perjudicar, maltratar y marginar" a los diputados que como él apoyan al su candidato rival, con "desplantes" de carácter "diario" de Ripoll "y su guardia pretoriana de diputados" afines. En la Gala del Deporte, que se celebra hoy, Ripoll ha decidido prescindir de Cano y organizarla por su cuenta.

Entre los afines a Ripoll, la diputada autonómica y presidenta del PP de Benidorm, Gema Amor, acusó esta semana a la dirección regional del partido de provocar una "guerra entre hermanos" al "imponer" a Pérez Fenoll como candidato "cuando todo estaba tranquilo". Amor, que es segunda teniente de alcalde en Benidorm, acusó a Fenoll de haber traicionado a Eduardo Zaplana de quien era un "apadrinado" lo que le permitió no someterse a "una votación o ejercicio democrático". Amor dijo que por culpa de Fenoll "casi perdemos" las últimas elecciones municipales y le acusó de ir "al sol que más calienta". Según Amor, el alcalde de Benidorm "no es de fiar".

El PP presentó ayer el lema del cónclave que será Más provincia, más Comunidad, una dosis del provincialismo que defiende Ripoll.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 20 de noviembre de 2008.

Lo más visto en...

Top 50