Cosa de dos
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Moral

Vamos a asistir, en los próximos años, a un conflicto interesante, aunque muy complejo. Digamos que no tan complejo como la guerra del fútbol entre PRISA y La Sexta, pero más interesante que la guerra de la telebasura entre La Sexta y Telecinco. Se trata de la previsible tensión entre Barack Obama y Benedicto XVI.

Durante la campaña electoral estadounidense, el Vaticano ha rezado por McCain y, si es doctrinalmente aceptable rezar contra alguien, contra Obama. El nuevo presidente es partidario de la vigente ley del aborto y de la investigación sobre todo tipo de células madre, y en ambos asuntos choca frontalmente con la doctrina católica sobre bioética. Obama, además, ha elegido un vicepresidente católico, Joe Biden, que defiende también la ley del aborto. Esto último molesta sobremanera a la jerarquía vaticana.

Benedicto XVI encontró en el protestante George Bush a un firme aliado cultural: un hombre que en cuestiones internacionales como la lucha contra el sida o la planificación familiar se alineaba siempre con el Vaticano. Ratzinger podía dedicar parte de su tiempo, una parte quizá exagerada, a batallar contra el relativismo de Zapatero. Si el presidente español disfrutaba de la relevancia que le otorgaba el Papa, Rouco mediante, debe darse prisa en encontrar un nuevo hueco como profeta de la reforma financiera: el eje del debate moral ya no pasa por Madrid, sino por Washington. Eso reduce también, por supuesto, el papel de la Conferencia Episcopal Española.

El debate adquirirá complejidad porque el Vaticano, para mantener su influencia (hablamos de diplomacia y de cultura, no de fe), tendrá que matizar sus posiciones y buscar nuevos aliados. Como se sabe, el Vaticano no cambia con los papas, sino con el ambiente. Y el ambiente mundial va a cambiar muchísimo.

Quizá todo esto ayude a propagar el interés por las cuestiones morales, a elevar la discusión por encima de las líneas partidistas y a colocar en primer término asuntos tan esenciales como la vida y la muerte. Quizá incluso en España llegue a hablarse más de eutanasia y menos de coches oficiales.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción