Urkullu: "EA no será nuestro adversario en las elecciones"

El presidente del PNV, Íñigo Urkullu, sabe que la decisión de su socio nacionalista en el Gobierno vasco, EA, de concurrir en solitario en las elecciones autonómicas de marzo centra mucho más a los peneuvistas. El partido que preside Unai Ziarreta enarbolará abiertamente la bandera soberanista en los comicios vascos. Por eso aseguró Urkullu ayer que no ve a EA como el "adversario político".

La estrategia de EA de señalar al PNV -no al lehendakari- como una formación que en los últimos meses "se ha ido distanciado" de la hoja de ruta soberanista, coloca de rebote al PNV en la pugna por recuperar esos más de 120.000 sufragios que en las últimas contiendas se han refugiado en la abstención. Un voto nacionalista centrado que la deriva soberanista de Ibarretxe ha situado fuera de las urnas o, en las generales, incluso apoyando a Zapatero.

Urkullu, en cambio, no mostró ayer ninguna preocupación por el hecho de que al ir en solitario, el PSE tiene más fácil igualar en escaños a los peneuvistas. Los espacios se achican. El PSE ya fue el partido más votado en las generales. La percepción de los votantes en algunas encuestas internas ya revelaban el dato de que los vascos prevén una campaña "polarizada" entre Ibarretxe y López.

El voto entre PNV y PSE

La decisión de EA ahonda aún más esa polarización entre socialistas y peneuvistas, ambos embarcados en un viaje hacia el voto nacionalista templado (en palabras del PNV) o hacia el voto transversal (en terminología del PSE). El caladero que al final inclinará la balanza. Pero Urkullu, que respetó la decisión de EA, prefirió obviarlo. "No me preocupa si una formulación en solitario del PNV ofrece una oportunidad, ventaja o desventaja con respecto a otros". En su opinión son "cálculos electoralistas".

Lo único que chirrió ayer en la decisión adoptada la víspera por la ejecutiva de EA fueron las formas. Urkullu y el lehendakari, presentes en la reunión de la ejecutiva del PNV del lunes, se enteraron por la nota de prensa de EA. "Lo dejo a la valoración de cualquiera", apuntó con cierto tono de malestar. La crítica interna llegó desde Guipúzcoa. Allí, la ejecutiva de EA, que siempre ha apostado por la coalición, calificó de "grave error político" la decisión. La portavoz del Gobierno vasco, Miren Azkarate, dio por hecho que no va a afectar al tripartito, informa Isabel C. Martínez.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS